Borrar
Agujeros de bala en un escaparate del centro de Viena, en el lugar de uno de los ataques terroristas realizados el lunes por la noche. efE

El Estado Islámico reivindica el atentado que ha dejado cuatro muertos en Viena

El autor, condenado en 2019 por integrar un grupo terrorista, logró la libertad al entrar en un programa de reinserción

JUAN CARLOS BARRENA

Berlín

Martes, 3 de noviembre 2020, 07:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reclamó este martes la autoría del atentado perpetrado el lunes en Viena. En un comunicado publicado por sus canales de propaganda, el grupo terrorista indicó que el ataque fue ejecutado «por un soldado del califato» y agregó que se saldó con «30 cruzados muertos y heridos». El atentado en la capital de Austria costó la vida a cuatro personas y dejó más de 20 heridos.

En el mismo comunicado el EI identificó al atacante como Abú Dujana al-Albani e indicó que el hombre empleó un arma automática, una pistola y un cuchillo durante su acción.

Desde los primeros pasos de la investigación se había determinado el carácter yihadista de los hechos y la relación de su autor con el Estado Islámico. Las autoridades austríacas identificaron al atacante, abatido por la Policía, como Kujtim F., de 20 años, y confirmaron que tenía en su poder un Kalaschnikov corto, una pistola y un machete y portaba un cinturón de explosivos falsos.

El ministro federal del Interior, Karl Nehammer, anunció en rueda de prensa que el terrorista tenía la doble nacionalidad de Austria y Macedonia del Norte y procedía al parecer de la minoría albanesa en ese último país, que profesa la religión musulmana. Añadió que había sido condenado en 2019 por integración en una organización terrorista y el intento de sumarse a las filas de Estado Islámico en Siria.

Según reconoció el ministro, en diciembre de aquel año se produjo «la puesta en libertad anticipada de un radicalizado». El joven al parecer consiguió engañar a los responsables del programa para su reintegración y se investiga cómo pudo conseguir las armas utilizadas en el ataque. «Hay que revisar y optimizar el sistema para detectar y actuar contra islamistas radicalizados», dijo Nehammer.

El titular de Interior apuntó que, según los primeros indicios, el autor del ataque actuó probablemente solo y sin la colaboración directa de otras personas. Nehammer explicó que no se habían encontrado de momento indicios de la presencia de otros terroristas en los lugares donde se produjeron los hechos. Añadió que expertos de la Policía habían visionado detalladamente más del 50% de los vídeos rodados por testigos -los ciudanos entregaron casi 20.000 grabaciones- y cámaras de seguridad durante el ataque sin descubrir la presencia en las imágenes de otras personas armadas.

Noticia Relacionada

Pese a todo, el centro de Viena continuará en estado de máxima alerta y aislado por la Policía hasta que la situación quede absolutamente bajo control, dijo el ministro, pero también para prevenir ataques de otros radicales, mostrar presencia y minimizar riesgos.

Nehammer subrayó que el protagonista del ataque «fue neutralizado rápidamente», fue «puesto fuera de combate» tan solo nueve minutos después de que comenzara a disparar indiscriminadamente contra la gente que se encontraba en su camino, lo que evitó que continuara causando víctimas. Corrigió además al alza el número de estas últimas y señaló que, además de los cuatro fallecidos -dos hombres y dos mujeres- hubo 22 heridos, entre ellos un policía que resultó gravemente alcanzado por los disparos del atacante. El titular de Interior austríaco subrayó que éste debe su vida a la rápida y serena actuación de dos jóvenes austríacos de origen turco, que le sacaron de la zona de peligro y le llevaron rápidamente a una ambulancia para ser atendido.

Detenciones en Suiza

La investigación condujo al registro de 18 domicilios en Viena y otras localidades del Estado de Baja Austria, junto a la detención de 14 personas relacionadas con el autor del atentado. Además, dos jóvenes suizos de 18 y 24 años fueron arrestados en Winterthur, cerca de Zúrich. «Las investigaciones policiales han permitido identificar a ciudadanos suizos» que fueron detenidos «en coordinación con las autoridades austríacas», informó la policía de Zúrich en un comunicado.

En la vivienda que ocupaba el joven islamista se encontró más munición y numerosos indicios de su militancia en el EI, señaló a su vez Gerhard Pürstl, presidente de la Policía de Viena, quien reveló que el autor del atentado colaboró ejemplarmente con quienes controlaban su libertad condicional, aunque «su intención final era destruir el sistema». Nehammer señaló que su militancia en el EI fue confirmada por el propio interesado al publicar una foto en Instagram antes del ataque posando con sus armas y el machete.

Un joven que mantenía los lazos con sus pacientes macedonios

Kujtim Fejzulai nació hace 20 años en Viena. Su familia acababa de llegar a Austria para buscar una vida mejor. Atrás habían dejado una casa en Macedonia del Norte y a muchos parientes, pero Fejzulai no había perdido las raíces macedonias y volvía cada año a visitar su otra tierra. Su abuelo aseguraba ayer que todos los años el joven nieto pasaba por Cellopek, una aldea montañosa en la parte occidental del país. Sus declaraciones a la cadena local de televisión Klan Macedonia TV se realizaron en idioma albanés de Macedonia del Norte -la familia pertenece a la minoría albanesa-.

En la aldea la familia era bien conocida. Un clérigo islámico de Cellopek, Nuri Ganii, dijo a la agencia Reuters que conocía bien a los parientes y que todos hablaban bien de ellos. «Solo hoy nos enteramos de que una persona (de esa familia) estuvo involucrada en el terrorismo. Quiero decir que el terrorismo tiene ningún vínculo con el islam». Otro aldeano, Fadil Limany, dijo: «Sólo sé cosas buenas de sus padres y su familia. Nació y vivió allí... es de una buena familia. No sé cómo le vino a la mente».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios