Sede de la Comisión Europea en Bruselas. / EFE

Bruselas apuesta por la flexibilidad aduanera y rechaza las presiones de Johnson

La Comisión lanza la batería de medidas para reducir los controles entre el Ulster y Reino Unido en la que trabaja desde hace meses

SALVADOR ARROYO Corresponsal en Bruselas

Bruselas dice 'no' a la última ensoñación de Boris Johnson. Ni va a poner en riesgo el Mercado Único ni va a renunciar a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sea el árbitro de eventuales disputas en el acuerdo comercial con los británicos. Así que rechaza la demanda de un 'nuevo' protocolo irlandés, que el pasado martes David Frost lanzaba desde Lisboa. Sólo da el 'sí' a lo que ya estaba previsto: la batería de medidas que permitirán reducir los controles aduaneros entre el Ulster, que comparte frontera terrestre con la República de Irlanda (UE), y el resto de Gran Bretaña.

Iniciativas para salvar obstáculos del día a día en el flujo de mercancías que avanzan en lo ya estipulado en el acuerdo que se cerró la Nochebuena de 2020, pero que no alteran su esencia. Y que se ponen encima de la mesa antes incluso de que Londres haya realizado algún control en la zona. El acuerdo está en vigor desde el 1 de febrero. Pero Johnson lo viene retrasando por la covid, la presión de las cadenas de suministro y su propia desidia.

La cuestión es que el «no habrá renegociación» íntegra del protocolo volvió a erigirse como mensaje medular de la Comisión Europea. Un 'deja vú' de manual que tampoco debería sorprender a Londres, que se niega a cumplir lo que aceptó, y que viene con una nueva reclamación en un momento de baja credibilidad de su gobierno y con 'guerras' abiertas con socios como Francia.

PROPUESTAS DE LA UE:

  • Salud alimentaria, animal y vegetal. Reducir un 80% los controles con modificación de requisitos para ferias de ganado, subproductos de animales sacrificados en Reino Unido o el fin de las cuarentenas en la importación de palomas mensajeras.

  • Movimiento de mercancías. Rebaja en un 50% los trámites para entre la república e Irlanda del Norte, sirviéndose de la tecnología para la identificación de productos en tiempo real en las aduanas.

  • Diálogo continuo con reuniones periódicas. Vínculo más sólido entre la Asamblea de Irlanda del Norte y la Asociación Parlamentaria UE-Reino Unido y un sitio web para mostrar la legislación de la UE aplicable.

  • Suministro de medicamentos. Las empresas farmacéuticas podrán mantener todas sus funciones reguladoras.

Alta tensión por unas autorizaciones de pesca que no colman las pretensiones de París y amenaza del Elíseo con responder a golpe de cortes en el suministro de electricidad. Desde Dublín, el gobierno acusó este miércoles al gobierno de Boris Johnson «de actuar de mala fe»; no es un socio fiable, venía a decir el vicepresidente Leo Varadkar «y eso es algo que tiene que saber todo el mundo»

Así Bruselas tira por las soluciones prácticas en las que viene trabajando desde meses con Londres y que plantea no como reacción a su último envite sino «para responder a las dificultades que la gente en Irlanda del Norte ha estado experimentando debido al 'brexit'». «Las propuestas de hoy son nuestra auténtica respuesta a sus preocupaciones. Esperamos una participación seria e interesante de Reino Unido» en favor del Ulster, ha insistido el vicepresidente de la Comisión, Maros Šefčovič. Medidas que se suman al paquete lanzado el pasado junio, que facilitaba el tránsito de animales vivos en la región.

Protocolo en bloques

Un paquete que, a juicio de la Comisión Europea, «abre el camino a la resolución de todos los problemas de implementación (del protocolo) pendientes». Se articula en cuatro bloques. El primero, referido a la salud alimentaria, vegetal y animal (también cuestiones fitosanitarias) contempla reducir en un 80% los controles con modificación de requisitos para ferias de ganado, subproductos de animales sacrificados en Reino Unido o el fin de las cuarentenas en la importación de palomas mensajeras.

En el segundo bloque, el Ejecutivo comunitario propone rebajar en un 50% los trámites para el movimiento de mercancías entre la isla y el Ulster, sirviéndose de la tecnología para la identificación de productos en tiempo real en las aduanas. Será necesario el compromiso por ambas partes de «aplicar medidas adecuadas de seguimiento y ejecución».

También se apuesta por formalizar un diálogo continuo con todos los implicados mediante reuniones regulares. «También se creará un vínculo más sólido entre la Asamblea de Irlanda del Norte y la Asociación Parlamentaria UE-Reino Unido y un sitio web para mostrar de forma clara y completa la legislación de la UE aplicable en Irlanda del Norte».

El cuarto bloque garantizara el total suministro de medicamentos desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte a largo plazo. Las empresas farmacéuticas podrán mantener todas sus funciones reguladoras lo que significa, según la Comisión, que Gran Bretaña seguirá actuando como un centro para el suministro de genéricos a su territorio sin ningún control adicional.

Con este paquete de propuestas, los expertos de la Comisión Europea viajarán a Londres para ir concretando detalles. El comienzo de un período «de intensas discusiones con el gobierno del Reino Unido» que se prolongará semanas. Šefčovič también tiene previsto entrevistarse este viernes en Bruselas con David Frost.

Examen de las opciones legales para actuar contra Polonia

La complejidad del desafío de Polonia obliga a un análisis más dilatado y profundo. Para ello las prisas no son buenas consejeras y hay que dejar pasar el tiempo. De eso está convencidas las autoridades de Bruselas, que este miércoles comentaron el tema y optaron por seguir estudiándolo antes de dar una respuesta que pueda ser precipitada. El único objetivo debe ser asegurar que los derechos de los polacos estén protegidos.

De lo que también parece convencida la Comisión Europea es de que cualquier acción legal contra Varsovia por el fallo de su Constitucional que cuestiona la primacía del Derecho comunitario sobre el nacional debe ser largamente debatido.

«Un primer informe preliminar apunta problemas graves», indicó la comisaria de Energía, Kadri Simson, tras la reunión semanal del Colegio de Comisarios. En el mismo foro, la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, informó de que existen varias herramientas legales sobre la mesa, pero que no decidirá cuál emplear hasta ver si la evaluación definitiva.

Visita a la Eurocámara

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, acudirá la próxima semana al pleno del Parlamento europeo para defender la decisión de ignorar la primacía del Derecho de la EU sobre las leyes nacionales. La Eurocámara había previsto un debate sobre la situación del Estado de Derecho en Polonia, que en principio se celebrará el martes a primera hora. Morawiecki solicitó este miércoles a la institución ser invitado.

Mientras, el ministro del Interior de Varsovia, Mariusz Kamisnki, informó de que su Gobierno contempla la posibilidad de construir un muro en la frontera con Bielorrusia para frenar el flujo migratorio.