Giuseppe Conte. / EFE

Los 'anticasta' de Italia completan su parábola con una crisis interna

Un tribunal de Nápoles anula la votación en la que Giuseppe Conte fue elegido líder del Movimiento 5 Estrellas, que queda descabezado

DARIO MENOR Corresponsal en Roma

El Movimento 5 Estrellas (M5E), principal partido del Parlamento italiano, está descabezado desde este lunes después de que un tribunal de Nápoles anulara la votación con la que, el pasado mes de agosto, se reformaron sus estatutos internos para elegir como líder al exprimer ministro Giuseppe Conte. Esta decisión podría dar el golpe de gracia a una formación a la que se le está haciendo muy larga esta legislatura. Aunque gracias a su discurso 'anticasta' fue el partido más votado en las últimas elecciones generales, celebradas en 2018, desde entonces ha sufrido una sangría continua que le ha llevado a perder cerca de un centenar de parlamentarios, que han acabado sumándose a otras fuerzas políticas o englobados en el grupo mixto.

Los últimos sondeos sitúan al transversal M5E ligeramente por encima del 13% en intención de voto y con perspectivas a la baja debido a su severa crisis interna. La reciente reelección de Sergio Mattarella como presidente de la República provocó una pelea entre Conte y el anterior líder del partido, Luigi Di Maio, ministro de Asuntos Exteriores, que amenazaba con propiciar una fractura entre los 'anticasta'. La sentencia del tribunal de Nápoles puede acelerar esta disgregación, aunque según una nota de respuesta del M5E bastaría con realizar una nueva consulta entre sus militantes que lleven al menos seis meses inscritos.

CABECERA:

  • 98 parlamentarios ha perdido en lo que lleva de legislatura el Movimiento 5 Estrellas. Los disidentes han abandonado su bancada y se han trasladado a otras fuerzas del hemiciclo o han pasado a formar parte del Grupo Mixto. La formación 'anticasta' se desangra por sus propias contradicciones.

Resultará determinante en la suerte que pueda correr este partido, que en las últimas elecciones municipales perdió bastiones importantes como las alcaldías de Roma y Turín, el papel que desempeñe ahora su fundador, Beppe Grillo. Aunque este histriónico cómico y actor decidió hace años abandonar el liderazgo del M5E, se trataba solo de un paso lateral, pues nunca ha dejado de tutelarlo. En el último mensaje publicado en su seguidísimo blog, Grillo abogaba por una suerte de refundación de esta fuerza política, cambiando las palabras asociadas a sus cinco estrellas. Pasaría así de los cinco puntos iniciales (agua pública, medio ambiente, transporte sostenible, desarrollo y conectividad) a otros términos mucho más etéreos: ligereza, rapidez, exactitud, visibilidad y multiplicidad.

Dar marcha atrás

«No ha ido todo como habríamos querido, pero nadie puede negar que muchos de los cambios realizados han sido revolucionarios», señalaba el fundador del M5E en su blog, reivindicando así algunas de las reformas impulsadas por el partido durante esta legislatura, como la renta mínima de ciudadanía. Pese a que Di Maio anunció a bombo y platillo en 2018 que con esta medida quedaría «abolida la pobreza», su impacto concreto entre la población desfavorecida ha sido mucho más modesto y tampoco ha logrado un gran cambio para facilitar la inserción laboral, como se pretendía.

En este tiempo, además, el M5E ha dado marcha atrás en uno de sus puntos cardinales, la renuncia a que los partidos se financien con dinero público. El pasado mes de noviembre sus militantes acordaron poner fin a esta anomalía entre las fuerzas políticas italianas. El siguiente tabú interno del M5E que podría caer es el de la prohibición interna de ejercer más de dos mandatos para promover la renovación.