Aeropuerto de London City. / AFP

La nueva cepa del coronavirus pone en alarma a Europa

Francia cierra el Eurotúnel; Países Bajos, Bélgica e Italia anulan los vuelos y la UE convoca una reunión de alto nivel

IVIA UGALDE

El ambiente de optimismo que comenzaba a respirarse en Europa estos días con el inminente inicio de la campaña de vacunación se vio vapuleado ayer al saberse que una nueva cepa de la covid-19 avanza descontrolada. El miedo a esta variante del coronavirus descubierta en Reino Unido, que se propaga a mayor velocidad, llevó a Países Bajos, Bélgica y Holanda a suspender los vuelos con las islas. Fueron los primeros en tomar medidas restrictivas de una lista que no hizo más que crecer a lo largo del día: Grecia, Portugal, Irlanda, Turquía... Francia, que junto a Alemania y España exigió a la UE una respuesta coordinada para evitar que el caos se apodere del continente, suspendió durante 48 horas la circulación desde el territorio británico, incluyendo el Eurotúnel, cerrado desde esta pasada medianoche.

Convaleciente de coronavirus tras haber dado positivo el jueves, el presidente francés, Emmamuel Macron, hizo este domingo un esfuerzo por alcanzar un consenso a nivel comunitario, como demandó el Gobierno español para no caer en «la unilateralidad». El jefe de Estado galo habló sobre la situación sanitaria en Reino Unido con la canciller alemana, Angela Merkel, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el jefe del Consejo, Charles Michel.

Los resultados de la reunión se tradujeron horas después en una convocatoria por parte de la presidencia de la UE, que ostenta Alemania este semestre, para celebrar este lunes «una reunión urgente» y al más alto nivel a fin de coordinar actuaciones frente la crisis generada por la nueva cepa. Para preparar la cita, el gabinete del jefe del Consejo Europeo celebró una videoconferencia con técnicos, en la que los representantes de «los Estados miembro intercambiaron información sobre las medidas que pretenden aplicar en las próximas horas».

El primero en reaccionar este domingo fue el Gobierno del primer ministro holandés, Mark Rutte, el cual a petición de las autoridades sanitarias anunció la inmediata prohibición de los vuelos con Reino Unido durante al menos diez días. La medida, aunque es contundente, no afecta al transporte de mercancías, ni la movilidad del personal sanitario. Se mantienen también abiertos los puertos, como el de Róterdam, por lo que aún es posible viajar en coche o barco.

Quien además de las conexiones aéreas sí ha suspendido el transporte ferroviario es Bélgica, si bien el jefe de Gobierno, Alexander De Croo, detalló en la televisión que la suspensión está previsto que dure solo 24 horas, desde de esta pasada medianoche. Las autoridades detallaron que «se realizarán controles preventivos en las carreteras» y estarán en contacto permanente con Francia porque los trenes Eurostar procedentes de Reino Unido también pasan por ese país. En principio, el servicio del Eurotúnel se suspendía a partir de la medianoche, sin que se sepa durante cuánto tiempo.

En Italia, por su parte, fue el ministro de Exteriores, Luigi di Maio, quien hizo saber que se cancelaban hasta nuevo aviso todos los vuelos con las islas británicas y además se le denegará la entrada a las personas que hayan estado en Reino Unido en los últimos catorce días. El titular de Sanidad, Roberto Speranza, explicó que la nueva cepa descubierta en Londres es «preocupante».

A falta de que a nivel europeo se alcance una respuesta conjunta, los países de la UE movían ficha por separado para intentar ponerse a salvo de la nueva cepa. Así, mientras el Gobierno español estudiaba emular a los Estados que han suspendido vuelos con Reino Unido, en Grecia se anunciaba que a partir de este lunes se impondrá una cuarentena de siete días a todas las personas que lleguen desde las islas británicas. Además seguirá en vigor la obligatoriedad de presentar una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas al viaje.

Los medios de Dublín avanzaban a su vez que el Gobierno de Irlanda ultima restricciones a vuelos y transbordadores procedentes de Reino Unido, al tiempo que Alemania sopesaba anular el tráfico aéreo con este país y con Sudáfrica, donde también se ha detectado la nueva variante del virus.

PCR para entrar en España

El Gobierno español ha anunciado este domingo que reforzará en puertos y aeropuertos el control de verificación de pruebas PCR a los viajeros procedentes de Reino Unido, tras detectarse allí una nueva variante del coronavirus.

El Ejecutivo, por medio de la Secretaría de Estado de Comunicación, ha hecho este anuncio en un comunicado en el que recuerda que en la reunión urgente prevista para este lunes del mecanismo de crisis IPCR (respuesta política integrada a la crisis, en sus siglas en inglés) de la Unión Europea (UE), defenderá la necesidad de adoptar medidas coordinadas sobre los vuelos procedentes del Reino Unido. «España mantiene su postura de que cualquier decisión en este sentido debe ser común y evitar la unilateralidad», precisa la nota.

La secretaría de Estado recuerda que para poder viajar a España, es obligatorio que todo pasajero procedentes de países o zonas en riesgo se realice una Prueba Diagnóstica de Infección Activa, PDIA, para SARS-Cov-2 en las setenta y dos horas previas a su llegada con resultado negativo.