Trump insiste en la idea de privar a inmigrantes de su derecho a pedir asilo

25/06/2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, insistió este lunes en la idea de privar a los inmigrantes indocumentados de su derecho a comparecer ante un juez una vez cruzan la frontera y aseguró que el sistema migratorio actual "siempre será disfuncional".

Efe / Washington

El mandatario señaló en su cuenta de Twitter que, a su parecer, los inmigrantes que llegan a la frontera "simplemente deben ser detenidos e informados de que no pueden entrar ilegalmente a EE.UU", una idea polémica que ya planteó este domingo a través de la misma red social.

El principio legal de debido proceso establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a unas garantías mínimas para que el resultado de un proceso judicial sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a comparecer ante un juez y, si es el caso, pedir asilo.

En Estados Unidos, cuando los inmigrantes son detenidos por su estatus legal, tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país porque tienen derecho a tramitar una petición de asilo.

Para Trump, este sistema "siempre será disfuncional".

El muro es la solución

"Contratar a miles de jueces y atravesar un largo y complicado proceso legal no es el camino a seguir, siempre será disfuncional", dijo este lunes el gobernante en su tuit.

Así, Trump consideró que esta medida y "construir el muro" fronterizo a lo largo del límite que separa Estados Unidos y México son las soluciones "reales" para detener la inmigración ilegal en el país.

Poco después del tuit de Trump de este domingo, la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), uno de los principales grupos de Estados Unidos en la defensa de los derechos civiles, emitió un comunicado para avisar de la ilegalidad de la propuesta y pedir a los miembros del Congreso que expresen su rechazo.

En los últimos días, Trump ha recuperado su discurso más duro contra la inmigración ilegal en un aparente intento por alejar el foco mediático de las familias separadas en la frontera.

En los últimos meses, el Gobierno de Trump había empezado a separar a los niños de sus familiares cuando eran atrapados cruzando ilegalmente la frontera, como método disuasorio contra la inmigración clandestina, pero tuvo que dar marcha atrás debido a las críticas que esa política estaba generando.

Hasta ahora, las autoridades han reunido con sus familiares a 538 niños inmigrantes, aunque más de 2.000 menores siguen recluidos, según datos publicados este fin de semana por el Departamento de Seguridad Nacional.