Una niña deja unas flores en recuerdo de Felipe de Edimburgo. / Reuters

Los treinta miembros de la realeza británica que despedirán a Felipe de Edimburgo

La reina Isabel presidirá el funeral de este sábado en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor de riguroso negro, color que podría no abandonar hasta el fin de sus días

R. C.

En febrero de 1952, cuando falleció el rey Jorge VI, la entonces princesa Isabel y el príncipe Felipe se encontraban de viaje oficial en Kenia. Regresaron de inmediato a Londres. Antes de poner un pie en tierra, un emisario de Palacio accedió al avión real con un vestido negro para que la joven reina apareciera en público de riguroso luto. Este sábado Isabel II volverá a vestir de negro para despedir al duque de Edimburgo. Hay quien dice, de hecho, que será el color que la acompañará ya hasta el fin de sus días, emulando así a la reina Victoria Eugenia, que guardó luto por su marido durante cuarenta años.

Junto a la reina Isabel, en el funeral por el príncipe Felipe, que falleció el viernes pasado a los 99 años, acudirán solo otras 29 personas a la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, donde después será enterrado en la cripta real. Será un acto de despedida íntimo, por las restricciones propias del coronavirus y porque así era el deseo de quien compartió vida y responsabilidades de estado con la Reina durante siete décadas.

Hijos, nietos, bisnietos... El príncipe Carlos y su esposa Camilla de Cornualles ocuparán lugar preferente durante el funeral, al igual que los otros tres hijos del difunto: la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo. La única hija de la reina Isabel y Felipe de Edimburgo irá acompañada por sir Timothy Laurence (su segundo marido) y el duque de Wessex de su esposa Sofía, a quien hace unos días se la vio llorar ante las cámaras recordando a su suegro. No faltará tampoco ninguno de los nietos del príncipe Felipe, aunque no puede decirse lo mismo de sus parejas.

Junto al príncipe Guillermo sí estará Catalina de Cambridge, no así Meghan Sussex, que rehusó acompañar al príncipe Enrique en su vuelta al Reino Unido tras el escándalo de su entrevista a una televisión americana. Será, por otra parte, la primera vez que vuelva a verse en público al díscolo nieto de la reina Isabel junto al resto de la Familia Real. Las hijas de Andrés de Inglaterra y Sarah Ferguson, las princesas Beatriz y Eugenia acudirán junto a sus maridos Edoardo Mapelli y Jack Brooksbank. Lady Louise y Jacobo, hijos del príncipe Eduardo y Sofía, serán los más jóvenes del funeral. Completan la relación de nietos Peter y Zara Phillips, hijos de la princesa Ana. Esta última irá acompañada de su marido Mike Tindall.

También estarán este sábado en Windson los sobrinos de la reina Isabel, hijos de la princesa Margarita: David Armstrong-Jones, lady Sarah Chatto y Daniel Chatto, así como sus primos los duques de Gloucester y de Kent, Ricardo y Eduardo, y la princesa Alexandra. De la familia directa, aunque lejana, del duque de Edimburgo asistirán su sobrino nieto el príncipe heredero de Baden, Bernhard; el príncipe Donato de Hesse, el príncipe Felipe de Hohenlohe-Langenburg y la condesa de Mountbatten de Burma.