Rusia retorna a África de la mano de la venta de armas

    Cargando reproductor ...
23/10/2019

El presidente ruso, Vladímir Putin, apostó este miércoles por la venta de armamento como reclamo para consumar el retorno de Rusia a África, en una histórica cumbre que busca restablecer los lazos de la antigua Unión Soviética con el continente.

ETIQUETAS:

"África se está convirtiendo en uno de los centros de crecimiento de la economía mundial", aseguró Putin durante su intervención en el plenario que abrió la primera cumbre Rusia-Africa en el balneario de Sochi (mar Negro).

Siguiendo la senda marcada por China, que lanzó un ambicioso programa de cooperación con la región en el año 2000, el Kremlin logró reunir a 43 líderes africanos y a más de 10.000 empresarios y personalidades del Magreb y el África subsahariana.

Putin, quien subrayó que, a diferencia de Occidente, Rusia no se propone esquilmar los recursos naturales del continente o entrometerse en sus asuntos internos, recordó que Moscú perdonó a los países africanos más de 20.000 millones de dólares en deuda externa y ayudó a combatir el ébola con "la mejor vacuna del mundo".

También apeló a la nostalgia, al aludir a que el Kremlin contribuyó a la descolonización del continente y a la liberación de sus pueblos, tras lo que prometió que apoyará los planes de las compañías rusas de "ampliar su presencia en África".

Rusia quiere fomentar el comercio

Putin llamó a duplicar, "como mínimo", el volumen comercial "en los próximos cuatro-cinco años" y adelantó que Moscú contribuirá al acercamiento entre la Unión Económica Eurasiática y las zonas de libre comercio de la región habitada por más de 1.200 millones de personas.

"En cinco años el comercio aumentó más del doble y rebasó los 20.000 millones de dólares. Yo creo que eso es demasiado poco. De esa cantidad, 7,7 millones corresponden a nuestro comercio con Egipto, el 40%. Y en África hay muchos socios potenciales, muchos", explicó.

Uno de los principales invitados fue precisamente el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, quien abogó por "agilizar" la edificación de un polígono industrial ruso en la zona del canal de Suez, e invitó al jefe del Kremlin a asistir al inicio de la construcción por Rusia en 2020 de la primera central nuclear del país árabe, El Dabaa.

Rusia retorna a África de la mano de la venta de armas

"Vemos a Rusia como un socio fiable del continente africano. Esperamos que Rusia trabaje con África en todas las esferas y ámbitos, incluido en desarrollo y financiación de proyectos de infraestructura...y también en energía y construcción de carreteras", afirmó.

La venta de armas como reclamo

Acompañaron al presidente ruso los ministros de Economía y Recursos Naturales y los jefes de corporaciones como la petrolera Lukoil o Ferrocarriles de Rusia, pero todas las reuniones bilaterales que mantuvo este miércoles Putin con los líderes africanos acabaron desembocando de una u otra forma en el comercio de armas.

El mismo Al Sisi subrayó que su país está "muy interesado" en la cooperación técnico-militar, aduciendo que Moscú ha sido el socio tradicional de El Cairo durante "muchas décadas".

El monopolio de exportación de armamento, Rosoboronexport, informó hoy de que Moscú venderá este año a África 4.000 millones de dólares en armas ligeras, cohetes, armamento antitanque, blindados, helicópteros, aviones o sistemas de misiles.

Entre esos clientes figura Etiopía, que acaba de recibir varios sistemas de misiles antiaéreos Pantsir-S1; Angola, que importó una partida de cazas Su-30, y Níger, que ha firmado un contrato para la compra de una docena de helicópteros de asalto Mi-35.

Además, el consorcio estimó en 14.000 millones de dólares los encargos planteados a la industria militar rusa por los países africanos para los próximos años, lo que confirmaría los informes de organismos internacionales de que Rusia cubre la mitad de las necesidades del norte del continente y un tercio del África subsahariana.

Mozambique, que tiene un fusil Kaláshnikov en su bandera nacional, también se interesó por adquirir nuevo armamento, en particular helicópteros, mientras el primer ministro del Gobierno de Unión Nacional (GNA) de Libia, Fayez Al Serraj, se mostró dispuesto a firmar nuevos contratos con Moscú, pese al embargo que pesa sobre Trípoli.

Mercenarios rusos en África

El presidente de la República Centroafricana, Faustin Archange Touadera, fue uno de los que más efusivamente agradeció a Putin su apoyo al Ejército del país y le animó a seguir suministrando armamento y adiestrando a sus tropas.

La cooperación entre Moscú y Bangui ha sido criticada por la supuesta presencia de mercenarios rusos, que habrían llegado de la mano de compañías militares privadas como Wagner dirigida por un magnate cercano al Kremlin, Yevgueni Prigrozhin, también presente en Siria y Ucrania.

En dicho contexto tres periodistas rusos fueron asesinados en julio de 2018 cuando investigaban la labor de mercenarios rusos en dicha república (la Cancillería rusa insiste en que en el país sólo hay instructores militares), asunto que fue abordado este miércoles por Putin y Touadera.