Una mujer camina por las calles de la ciudad de Borodianka, con las casas destruidas. / AFP

Rusia quema cadáveres para cubrir sus huellas

Moscú ordena destruir en crematorios «cualquier prueba de sus crímenes», según han denunciado las autoridades de Mariúpol

DIANA MARTÍNEZ

La brutalidad descubierta en Bucha después de que el Ejército ruso dejara la ciudad tras casi seis semanas de ocupación ha promovido una respuesta internacional en la que las palabras «crímenes de guerra» y «genocidio» han cobrado especial protagonismo. Una sentencia que Vladímir Putin quiere evitar de nuevo a toda costa. ¿Cómo? Quemando cadáveres para «cubrir sus huellas». Es lo que denunció este miércoles el Ayuntamiento de Mariúpol en un comunicado en el que señaló que «los crematorios rusos han comenzado a funcionar» en la ciudad. «Después de la amplia cobertura internacional del genocidio en Bucha, el alto liderazgo de la Federación Rusa ordenó destruir cualquier prueba de crímenes de su Ejército».

Aunque Rusia niegue su autoría en las desoladoras imágenes de Bucha y las achaca a un «montaje» del Gobierno de Volodímir Zelenski, las imágenes tomadas por los satélites invalidan esa postura, demostrando que había un reguero de cadáveres en la ciudad desde mediados de marzo. Además, Moscú ha advertido de posibles «montajes» de Kiev en otros puntos del territorio como Mariúpol, Gostomel, Moschun, Sumy o Konotop, lo que da a entender que el panorama hallado en Bucha se puede repetir en estas ciudades que han sido ocupadas por los rusos.

Mariúpol

«Nuestra localidad es un campo de exterminio»

Hace una semana se estimaba que 5.000 civiles murieron en Mariúpol, pero dado el tamaño de la ciudad, la duración del bloqueo y la destrucción de los bombardeos, decenas de miles podrían haber perdido la vida. «Por eso Rusia no tiene prisa por dar luz verde para salvar y evacuar». «Están tratando de identificar a todos los testigos potenciales de las atrocidades de los ocupantes a través de los campamentos de filtración y eliminarlos», dijo el Consistorio. «Los 'ruscistas' han convertido toda nuestra ciudad en un campo de exterminio. Este es el nuevo Auschwitz», subrayó el alcalde, Vadym Boichenko.

Gostomel

Más de 400 personas siguen desaparecidas

Tras 35 días de ocupación por parte de las tropas rusas, Gostomel ha sido liberado y las autoridades informan de que más de 400 personas continúan desaparecidas. Por el momento no se han encontrado muchos cadáveres en el centro de la urbe, pero sí en las aldeas, donde se han descubierto varios residentes «asesinados». «Los ocupantes movieron a la gente. A lo largo de la carretera había vehículos con cuerpos sin vida, incluido niños, pero luego desaparecieron. Están tapando las huellas de sus crímenes», advirtió el gobernador de Gostomel, Taras Dumenko.

Sumy

«Dispararon contra los civiles»

Tras semanas de asedio, el Ejército de Moscú inició el domingo su retirada de Sumy, aunque aún quedan pequeños grupos de rusos. En los últimos días nuevas columnas de soldados entraron a la región, «se atrincheraron, aterrorizaron a las comunidades y dispararon contra civiles», afirmó el gobernador Dimitro Zhivitski. Se desconoce la cantidad de fallecidos.

Moschun

Daños generalizados y cráteres de impacto

En esta ciudad de menos de mil habitantes, que se encuentra en el mismo distrito que Bucha, al noroeste de Kiev, se han visto daños generalizados y cráteres de impacto. Moscú abandonó el lugar el 30 de marzo tras unas cinco semanas de ocupación.

Konotop

Centenares de muertos al norte de Kiev

Ucrania perdió el control de la urbe el 25 de febrero. La Fiscalía afirma que se han hallado centenares de civiles muertos en las localidades situadas al norte de Kiev, donde también se encuentra Konotop, aunque aún se desconoce el número real de víctimas.