El ministro irlandés de Exteriores, Simon Coveney. / REUTERS

Persisten en Londres y Dublín las dudas sobre el acuerdo posbrexit

El ministro irlandés de Exteriores duda de si realmente el Gobierno de Johnson tiene «apetito político» como para cerrar un acuerdo en dos semanas

LOURDES GÓMEZ Londres

Un acuerdo sobre la relación del Reino Unido y la Unión Europea después del 'brexit' es alcanzable, pero Londres y Dublín también coinciden en que el fracaso es posible. «Creo que lo conseguiremos, esa ha sido mi previsión desde hace tiempo, pero tampoco me chocaría si todo colapsa», dijo este lunes el ministro irlandés de Exteriores, Simon Coveney. «Puede que no triunfemos», advirtió el negociador británico, David Frost, antes de participar en la última ronda de negociaciones, en Bruselas.

Cada equipo trata de culpar al contrario del recurrente bloqueo. «Necesitamos ver más realismo de la UE sobre lo que significa para el Reino Unido ser un Estado independiente», señaló el portavoz de Boris Johnson, quien está confinado en su piso de Downing Street debido a una alerta en la cadena de contagios de covid-19.

Coveney, a su vez, cuestionó si el Gobierno conservador tiene «apetito político» para cerrar un tratado en los «próximos 10 o 14 días», máximo límite de tiempo disponible. «Creo más posible que alcancemos un pacto simplemente porque las consecuencias del no acuerdo son muy significativas y costosas para el Reino Unido, Irlanda y algunos otros países de la UE», añadió.

Al mismo tiempo, Downing Street insistió en que «nada ha cambiado» en la estrategia negociadora desde la doble dimisión del principal asesor de Johnson, Dominic Cumming, y de su director de Comunicación. Ambos abanderan ir a un 'brexit' duro o a las bravas al final del periodo de transición, el 31 de diciembre. «Trabajamos hacia el acuerdo, pero el único posible es uno compatible con nuestra soberanía. Esa ha sido nuestra posición consistente desde el principio y yo no la voy a cambiar», tuiteó Frost.