Un estudiante ondea la bandera nacional de Pakistán frente al mausoleo del fundador del país, Mohammad Ali Jinnah, en el 75 aniversario de su independencia. / afp

Pakistán se compromete a ser una potencia mundial en el 75 aniversario de su independencia

El llamamiento del primer ministro a la estabilidad económica se produce en un momento en el que la excolonia británica atraviesa enormes problemas de liquidez

A. G.

Pakistán está de celebración. Su primer ministro, Shebhaz Sharif, ha manifestado su intención de hacer del país una potencia económica mundial durante su discurso de apertura de la celebración, este domingo, del 75 aniversario de la independencia de la antigua colonia británica. «Si podemos convertirnos en una potencia nuclear, podemos convertirnos en una potencia económica, pero para ello tenemos que esforzarnos día y noche y demostrar al mundo que no somos menos que nadie», ha asegurado el político.

En una comparecencia condicionada por la grave crisis política que atraviesa el país durante los últimos meses con la dimisión de su predecesor, Imran Jan, tras una moción de censura, Sharif ha alegado que «debemos mantener el interés nacional por encima del interés personal porque el verdadero liderazgo político no mira hacia las próximas elecciones, sino hacia el futuro de la próxima generación». «Lo ocurrido con el Movimiento por la Justicia de Pakistán» –ha declarado en relación al partido de Jan– «debe ser una lección para todos, y no debemos permitir que ningún obstáculo ni el odio se interpongan en nuestro camino».

La jornada de celebración ha amanecido con 31 salvas de cañonazos en Islamabad y otras 21 en las sedes provinciales, además de oraciones especiales en las mezquitas del país al amanecer por la paz, la solidaridad y la prosperidad, con la correspondiente ceremonia del izado de bandera en la capital del país.

El llamamiento del primer ministro a la estabilidad económica se produce en un momento en el que la excolonia británica atraviesa enormes problemas de liquidez y busca desesperadamente asistencia financiera de países amigos y del Fondo Monetario Internacional (FMI). Las reservas de divisas del país en poder del Banco Estatal de Pakistán se registraron aproximadamente en 7.700 millones de euros, una disminución de unos 600 millones en comparación con los 8.300 millones del 29 de julio.