Mahsa Amini, la joven de 22 años que ha muerto tras ser detenida por llevar mal puesto el velo. / E. C.

Las mujeres de Irán se quitan el velo en protesta por la muerte de Mahsa Amini

Decenas de heridos tras el funeral y sentadas y manifestaciones de mujeres en la Universidad de Teherán para recordar a la joven muerta a manos de la Policía de la Moral

MIKEL AYESTARAN Estambul

Saqqez despidió a Mahsa Amini al grito de «¡Muerte al dictador, muerte al dictador!», en alusión directa al Líder Suprem, Alí Jamenei. Muchas de las mujeres presentes en el cementerio de esta localidad del Kurdistán de Irán se quitaron el velo este domingo y agitaron los pañuelos al aire. Esta fue la manera de mostrar su ira por la muerte de la joven de 22 años a manos de la policía de la moral. Tras el funeral, las calles de Saqqez estallaron en una protesta multitudinaria que dejó al menos 33 heridos, cuatro de ellos en estado grave. Escenas parecidas se vivieron en Sanandaj, la principal ciudad kurda en Irán en la que las fuerzas de seguridad se emplearon con dureza para reducir a los manifestantes.

En la Universidad de Teherán también se vivieron momentos de tensión con sentadas y marchas de protesta de alumnos en el campus para recordar a Amini. El eslogan principal que se escuchó en los vídeos compartidos por los estudiantes en redes sociales fue: «Mujeres, vida, libertad».

Amini viajó a Teherán el martes a visitar a su familia y la Policía le detuvo en plena calle «por no respetar el código de vestimenta». Como hacen con todas las detenidas, le llevaron a lo que llaman 'centro de reeducación', pero nunca salió con vida de allí. La joven kurda fue ingresada en muerte cerebral, según los médicos, en un hospital de la capital donde certificaron su muerte tres días después. Las fuerzas del orden aseguran que sufrió un infarto, pero la familia no cree esta versión. Su padre insiste en las entrevistas que le han hecho varios medios en que «no tenía ninguna dolencia y quienes hablan de epilepsia u otra enfermedad, mienten». Su hermano, Kiarash, declaró al portal Iran Wire que «la cara de Masha estaba hinchada y sus piernas magulladas».

Las detenciones a manos de la Policía de la Moral son habituales, pero no lo es que alguien muera bajo su custodia. Hay que remontarse a octubre de 2007 para encontrar un caso similar al de Amini, entonces otra mujer falleció en Hamedán, al oeste del país. La Policía dijo que se suicidó, pero su padre defendió que creía que la habían matado durante la detención.

Símbolo

Amini ya es un símbolo de las mujeres que se oponen a la norma que les obliga a cubrirse en las calles de la república islámica. En 2017, varias mujeres iraníes iniciaron un movimiento llamado Girls of Revolution Street y desafiaban a las autoridades quitándose el velo en plena calle y compartiendo luego las imágenes en redes sociales. El movimiento se inspiraba en Vida Movahed, una madre de 31 años, cuya foto vestida de negro en la calle Enqelab (que del farsi se traduce como 'revolución'), agitando su pañuelo blanco en el extremo de un palo se hizo viral. Muchas siguieron su ejemplo y fueron arrestadas y condenadas a prisión.

El presidente Ebrahim Raisi ha ordenado abrir una investigación sobre esta muerte que se produce un mes después de que ordenada endurecer el control de las medidas para vigilar la vestimenta de las mujeres en las calles del país. El ministro del Interior, Ahmad Vahidi, aseguró que no había informes sobre malos tratos a Amini y declaró que «la Policía de la Moral no tiene ninguna herramienta para golpear a las detenidas».

La salud de Jamenei

El caso Amini ha eclipsado en las últimas horas a los rumores sobre el delicado estado de salud de Jamenei, de 83 años. El diario 'The New York Times' publicó una noticia en la que, citando fuentes anónimas próximas a la oficina del Líder, apuntaba a que se encontraba «gravemente enfermo» después de haberse sometido a una intervención quirúrgica por obstrucción intestinal. El diario estadounidense informaba de que se estaba demasiado débil para caminar y que por ello había cancelado todas las reuniones y apariciones públicas. Jamenei, que tomó el relevo de Jomeini en 1989, acalló los rumores con una aparición pública en Teherán con motivo del Arbaeen, una de las más importantes conmemoraciones del calendario para el islam chií.

Temas

Irán