Un paciente con covid en la unidad de cuidados intensivos del Beilinson Hospital Rabin Medical Centre, en Petah Tikva. / AFP

Israel cancela el 'pasaporte verde' en la mayoría de lugares de ocio

El Gobierno hebreo cambia de estrategia ante el avance de la variante ómicron y solo limita el uso del certificado de vacunación a «eventos de alto riego» como bodas y fiestas.

MIKEL AYESTARAN Corresponsal en Jerusalén

La oleada de contagios provocada por la variante ómicron obliga a Israel a cambiar de estrategia y levantar restricciones. El país que fue pionero en la implantación del 'pasaporte verde' -denominación local de 'pasaporte covid'- decide limitar el uso de este certificado de vacunación a «eventos de alto riego» como bodas y fiestas. A partir del domingo ya no será necesario mostrar el pasaporte en hoteles, restaurantes, cines, gimnasios o piscinas, lo que supone la retirada de barreras en el ocio para los no vacunados, muy críticos desde el comienzo con la implantación de este sistema de control.

El epidemiólogo Nadav Davidovitch, asesor del Gobierno en la lucha contra la pandemia, defendió esta medida ya que «continuar como hasta ahora suponía crear una falta sensación de seguridad ya que los vacunados se están volviendo a infectar», según declaraciones recogidas por la agencia AFP. El uso del 'pase verde' será limitado en esta nueva fase de la pandemia, pero ante la posibilidad de nuevos cambios en el futuro las autoridades han decidido eliminar además la fecha de caducidad de los certificados de aquellas personas que tengan una tercera o cuarta dosis de la vacuna.

Hace semanas que Israel ha dejado de ser uno de los líderes mundiales en la lucha contra la pandemia. Medios locales como 'Ynet' recogieron los últimos datos de la clasificación que elabora Bloomberg sobre la gestión de la crisis sanitaria en la que el Estado judío ha pasado del cuarto puesto, en junio, al 37, en enero, de una lista de 53 países analizados.

Récord de contagios per cápita

El primer ministro Naftali Bennet predijo que la quinta ola «puede durar al menos otras dos semanas». La predicción la realizó tras un enero en el que el país se convirtió en «la primera nación del mundo en número de infectados per cápita», según reveló a los medios Eran Segal, profesor del Instituto Weizmann y también asesor de las autoridades. Ómicron hizo que tan solo el mes pasado 983.000 israelíes dieran positivo por covid, más del 10% de los habitantes del país.

Israel fue el primer país del mundo en lanzar una campaña de vacunación en diciembre de 2020 y en la actualidad administra la cuarta dosis a los ciudadanos. Esta dosis de refuerzo está rodeada de polémica debido a que desde el laboratorio de Pfizer, vacuna que se suministra en el Estado judío, pidieron más tiempo para hacer pruebas sobre su efectividad antes de comenzar a inyectarla. Desde el Ministerio de Salud aseguran que, según sus investigaciones, «la cuarta dosis aumenta tres veces o más la protección ante la enfermedad grave« entre la población de más de 60 años.

Los contagios también se han disparado al otro lado del muro y la Autoridad Nacional Palestina decretó el cierre de los colegios en Cisjordania durante los próximos diez días.