El rey Abdalá de Jordania junto a varios mandos militares. / DG

Detenido un miembro de la familia real jordana por un posible golpe

También estaría confinado en su domicilio el antiguo príncipe heredero Hamzah, al que el Ejército ha ordenado que no perturbe «la seguridad y la estabilidad del país»

R. C.

Las fuerzas de seguridad jordanas detuvieron este sábado «por razones de seguridad y amenaza a la estabilidad del país» a varias personas -algunas fuentes hablan de hasta una veintena- supuestamente implicadas en una intentona golpista para quitar el poder del Estado al rey Abdalá II. Según la agencia oficial de noticias Petra, entre los sospechosos que han sido arrestados figuran un miembro de la propia Familia Real, Sharif Hasan bin Zaid, -perteneciente a la parte hachemí-; y un exasesor del propio monarca, Bassem Awadallah –antiguo jefe de la Casa Real y exministro de Finanzas–. No obstante, la investigación sigue abierta y no se descartan nuevas operaciones en medio de una incertidumbre creciente sobre lo que habría pasado realmente.

En este sentido, el anterior príncipe heredero Hamza bin Hussein, hermanastro de Abdalá, podría encontrarse bajo arresto domiciliario. Al menos eso declaró él mismo en un vídeo enviado a la cadena británica BBC, donde afirma que su encierro le fue comunicado por el jefe de la Junta de Jefes de Estado Mayor, Yusef Ahmed al Hunaiti, aunque desde el Ejército matizaron luego que lo que le comunicó formalmente es que dejase de perturbar con sus acciones (de las que no dieron más detalles) «la seguridad y la estabilidad del país».

Hamza bin Hussein aseveró que no participó en ninguna conspiración contra el rey. No obstante, aprovechó para afirmar que «no es responsable de la degradación de la gobernanza, la corrupción y la incompetencia que ha prevalecido en nuestra estructura de gobierno durante los últimos 15 a 20 años y que ha ido empeorando«, en una crítica directa a Abdalá II. »No soy responsable de la falta de fe que la gente tiene en sus instituciones«, insistió.

El hermanastro desheredado

El hermanastro del Rey es el hijo mayor del fallecido rey Huséin y de su esposa estadounidense, la reina Noor. De 41 años de edad, fue príncipe heredero entre 1999 hasta 2004 cuando el monarca actual le retiró de la sucesión en beneficio de su hijo, Husein bin Abdalá. «Ha llegado a un punto en el que nadie puede hablar o expresar su opinión sobre nada sin ser intimidado, arrestado, acosado y amenazado», dijo Hamza bin Hussein al final de su vídeo. A él se le considera una persona cercana a los jefes tribales del país, varios de los cuales habrían sido arrestados en este operativo, según la cadena Al Arabiya.

Bassem Awadallah fue el impulsor de las reformas económicas emprendidas en Jordania hace una década cuando era ministro de Finanza y después de haber dirigido desde 2007 el Gabinete interno del Palacio Real, un órgano que cuenta con amplios poderes constitucionales. Según el diario 'The Washington Post', durante muchos años se ha enfrentado a la resistencia de una vieja guardia que dominaba la corte jordana. De hecho, Hamza bin Hussein era el favorito de su padre y para alcanzar su poder Abdalá II tuvo que pactar con su tío Hassan, antiguo príncipe regente, y aceptar que su hermanastro le sucediera en el trono, pacto que finalmente rompió.

Desde el Ejército, que ha cerrado filas en torno al monarca actual, el jefe del Estado Mayor señaló que «todas las medidas tomadas se llevaron a cabo conforme a la ley» y después de «extensas investigaciones que las motivaron». Acto seguido, quiso subrayar que «nadie está por encima de la ley y que la seguridad y estabilidad de Jordania tienen prioridad sobre cualquier consideración». Según varios medios árabes, fuentes de la Inteligencia jordana dan por hecho que habría un «complot muy bien elaborado», que tendría «vínculos con otros países» y que por ahora habría sido frustrado.

Apoyo internacional a Abdalá

Por otro lado, diferentes líderes internacionales mostrado este sábado su apoyo al rey Abdalá. Así, el portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Ned Price, dijo que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y que se encuentran «siguiendo de cerca los informes y en contacto con Jordania» en un correo recogido por Al Arabiya.

Asimismo, países cercanos como Arabia Saudí, Egipto, Bahréin, Líbano, Kuwait e Irak emitieron varios comunicados en el que expresan su apoyo frente a la Familia Real de Jordania y a las medidas necesarias para la estabilidad del país.

En la misma línea, desde el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), la alianza regional que lidera Arabia Saudí y aliada de Estados Unidos, también expresaron que «apoyan todas las decisiones y medidas tomadas por su majestad para preservar la seguridad y estabilidad de Jordania».