Miembros del Estado Islámico (ISIS) en Siria, en una imagen de 2014. / R. C.

Estados Unidos mata al líder del Estado Islámico en la frontera turca

Los yihadistas anuncian el nombramiento de Abu Husein Al Huseini como nuevo dirigente, una figura de la que apenas se conocen datos

MIKEL AYESTARAN Doha

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) informó este miércoles de la «muerte en combate» de su líder, Abu Al Hasan Al Hashemi Al Quraishi, que llevaba apenas nueve meses como máximo responsable. Los yihadistas anunciaron al mismo tiempo el nombramiento de Abu Husein Al Huseini como nuevo dirigente, una figura de la que apenas se conocen datos. Al Quraishi perdió la vida en el transcurso de una operación de las fuerzas especiales de Estados Unidos en Idlib, al norte de Siria.

Desde la muerte el primer califa, Abu Baqer Al Bagdadi, ninguno de sus sucesores ha hablado en público. Se mantiene un enorme mutismo en la cúpula de una organización cuyos líderes han sido abatidos uno tras otro. Idlib, provincia fuera de control del régimen de Damasco y bajo tutela de Ankara, se ha convertido en el refugio del EI y allí fue también eliminado el anterior líder, Abú Ibrahim al Hashimi Al Quraishi, en la pequeña localidad de Atmeh, en plena frontera turca. El mismísimo Al Bagdadi también fue localizado y abatido en esta misma provincia, en su caso en Barisha. El EI convive en Idlib con el brazo sirio de Al Qaeda, que es quien tiene el control.

La lista negra de cabecillas del EI eliminados por Estados Unidos arrancó en Irak con el fundador y primera bestia negra de Washington, el jordano Abu Musab Al Zarqawi, muerto en un bombardeo selectivo en 2006. Desde entonces uno tras otro han sido localizados y abatidos.

A comienzos de año el EI realizó varias operaciones en Irak y llegó a asaltar una prisión para liberar a sus detenidos. Se temía su resurgimiento, pero las operaciones militares volvieron a devolverles a la clandestinidad en la que se mantienen desde la pérdida del califato que establecieron en Siria e Irak.