Un palestino arroja una piedra contra soldados israelíes en Hebron. / efe

Egipto intensifica sus gestiones para consolidar un alto el fuego permanente en Gaza

Hasta ahora ha intentado sin éxito un acuerdo entre todas las facciones palestinas, mientras la celebración de elecciones legislativas y presidenciales para la Autoridad Palestina se antoja clave

R. C. El Cairo

El presidente palestino, Mahmud Abbas, se comprometió este domingo ante el jefe de los servicios secretos egipcios, Abbas Kamel, a abrir un proceso para negociar la reconciliación con todas las facciones palestinas. Medios de comunicación estatales egipcios informaron que estos contactos se desarrollarán «en el marco de los esfuerzos para apoyar la unificación de la posición palestina».

El partido Al-Fatá de Abbas y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) están enfrentados desde 2007, cuando la formación radical se hizo con el control de la franja de Gaza tras frustrar un intento de golpe de Estado que atribuyó a Al -Fatá.

Egipto ha acogido varios procesos de negociación entre las facciones palestinas, hasta ahora sin éxito. Uno de los puntos cruciales será la celebración de elecciones legislativas y presidenciales para la Autoridad Palestina.

Egipto también protagonizó este domingo una intensa actividad diplomática para tratar de consolidar el alto el fuego entre Israel y Hamás, particularmente con una visita a El Cairo del jefe de la diplomacia israelí, Gabi Ashkenazi, la primera de este tipo en trece años. Mantuvo conversaciones con su homólogo local, Sameh Shoukry,

Desvío de fondos

Al mismo tiempo, el jefe de los servicios de inteligencia egipcios, Abbas Kamel, se entrevistó en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu. Con el mandatario hebreo las discusiones versaron principalmente sobre «la intensificación de la cooperación» entre ambos países vecinos, según un comunicado oficial.

Netanyahu se refirió a la cuestión de los israelíes detenidos en Gaza, que es la principal demanda de una futura negociación con Hamás. Tel Aviv también considera importante establecer «los medios para impedir» que el movimiento islamista use los «recursos asignados a la población» para la reconstrucción de la franja de Gaza, según la misma fuente.