Masacre en un registro de votantes en Kabul

    Cargando reproductor ...
22/04/2018

Dos explosiones en centros de registro de electores causaron este domingo más de 40 muertos muertos y un centenar de heridos en la capital de Afganistán, en medio de una nueva dinámica de atentados insurgentes contra objetivos electorales a pocos meses para los comicios parlamentarios del 20 de octubre.

Más de 40 personas han muerto y más de cien resultaron heridas (según el recuento más reciente) en un atentado suicida contra un centro de registro de votantes en el oeste de Kabul, una ciudad que ha sido golpeada reiteradamente con ataques contra objetivos civiles en lo que va de año.

El atentado se produjo alrededor de las 10.00, hora local (05.30 GMT) en el área de Qala-e-Nazir, una zona del oeste de la capital con gran población de la minoría chií hazara, habitual blanco de los ataques del Estado Islámico.

Un suicida se inmoló entre las personas que aguardaban en cola para registrarse en el centro, muchos de ellos niños y mujeres, confirmó a Efe el portavoz de la Policía de Kabul Hashmatullah Stanekzai.

La acción fue reivindicada por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en un comunicado difundido en Telegram, cuya autenticidad no ha podido ser verificada, en el que afirmó que un «mártir» se dirigió a un grupo de electores «herejes» y «politeístas», y detonó un chaleco con explosivos.

Ataque en una carretera

Además, este mismo domingo estalló un artefacto explosivo colocado en la carretera al paso de un vehículo con civiles cerca de un centro de registro electoral en la provincia de Baghlan, en el norte del país, causando la muerte de tres mujeres, dos niños y un hombre, y otros tres heridos, de acuerdo con un comunicado del Ministerio de Salud Pública.

«La bomba había sido colocada en la carretera cerca de un centro de registro de votantes, pero explotó al paso de un coche de civiles que circulaba por la zona para asistir a un funeral», indicó a Efe el portavoz de la Policía de Baghlan, Zabihullah Shujah.

El presidente afgano, Ashraf Gani, reaccionó condenando los dos «atroces» ataques en un mensaje en la red social Twitter, en el que también anunció que ha ordenado el apoyo de las instituciones a las víctimas y sus familiares.

Masacre en un registro de votantes en Kabul

Los ataques de esta jornada no son los primeros contra oficinas de registro de electores desde que la semana pasada comenzó el proceso para actualizar el padrón para las elecciones parlamentarias, pospuestas durante más de tres años y primera cita electoral desde las presidenciales de 2014 en el país asiático.

El jueves hombres armados dispararon desde una motocicleta contra dos policías que vigilaban un centro de registro de votantes en Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar.

«Todavía no sabemos quién está detrás del ataque ya que los talibanes y el EI están activos en Nangarhar», dijo Attaullah Khogyanai, portavoz del gobernador provincial.

El martes, en la provincia central de Ghor un grupo de talibanes atacó otro centro de registro de electores secuestrando a tres empleados de esa oficina y dos policías.

Finalmente, los cinco fueron liberados al día siguiente gracias a la mediación de líderes tribales locales.

En lo que va de año la capital afgana ha sido objeto de varios atentados, el más importante el perpetrado a finales de enero por los talibanes con una ambulancia bomba que explotó en el medio de la calle en un céntrico barrio de Kabul matando a más de un centenar de personas.

Tras ese ataque, las autoridades de la capital han revisado todo el plan de seguridad de la ciudad y lo han sustituido para evitar grandes atentados.

Gani llamó a finales de febrero a los talibanes a sentarse en la mesa de negociación para encontrar una solución pactada al conflicto que vive el país desde la invasión estadounidense en 2001.