El primer ministro británico, Boris Johnson. / AFP

Londres inicia las «mayores sanciones jamás aplicadas» a Rusia

El paquete incluye congelación de fondos, restricciones y cierre del acceso al sistema financiero de la City

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal en Londres

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado una serie de medidas que presentó en el Parlamento como «las sanciones de mayor dimensión y severidad que se han aplicado nunca a Rusia». No logró sin embargo que los líderes del Grupo de los Siete aprobasen su propuesta de cerrar a las empresas e instituciones rusas el acceso al sistema de pagos internacionales Swift.

Las diez medidas enunciadas contemplan la congelación de fondos de VTB, el segundo por tamaño entre los grupos de servicios financieros en Rusia. Nuevos poderes gubernamentales serán incluidos en una nueva ley, que permitirá aislar al Gobierno y a los bancos rusos del sistema financiero de la City de Londres, el mayor de Europa. Se prohíbe a la línea Aeroflot entrar en el espacio aéreo británico.

Anunció la prohibición de realizar transacciones en el Reino Unido a cinco empresarios- uno de ellos el exyerno de Vladimir Putin-, que sería un adelanto de una lista de cien. Entre los objetivos de esa medida se encontrarán algunas personalidades más conocidas, según portavoces de Johnson. Se limitará también la cantidad de dinero que los ciudadanos rusos pueden depositar en bancos británicos.

Otro objetivo es dañar la industria rusa, prohibiendo la exportación de productos que pueden tener uso militar, de componentes de alto nivel tecnológico que afecten directamente a la producción de armamentos, a los sectores de electrónica, comunicaciones y energía. El Gobierno modificará la ley del Registro Mercantil, que incluirá la creación de uno dedicado a propietarios extranjeros. Johnson aseguró que su Gobierno no aceptará una «paulatina normalización» de la invasión: «Ni ahora, ni en los próximos meses, ni en años», dijo.