Numerosas familias se han visto obligadas a desplazarse por el temporal y reciben como ayuda tiendas de campaña y colchones, en la provincia de Hodeida. / AFP

Las lluvias torrenciales dejan casi 80 muertos en Yemen

Naciones Unidas estima que unas 35.000 familias de 85 municipios se han visto afectadas por la ferocidad climatológica

DIANA MARTÍNEZ

La brutalidad del tiempo, agravado en gran parte por el cambio climático, ha asestado un duro golpe a Yemen, donde al menos 77 personas han fallecido a causa de las lluvias torrenciales. En total, según estima Naciones Unidas, alrededor de 35.000 familias se han visto afectadas por la ferocidad climátológica entre el 27 de julio y el 10 de agosto; una crisis más en un país devastado por la guerra y el hambre –la mayor catástrofe humanitaria–.

Hasta ahora las fuertes lluvias han afectado a 85 municipios de todo el país, según los datos que maneja la La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en el territorio (OCHA Yemen). Numerosas familias se han visto obligadas a desplazarse por el temporal y reciben como ayuda tiendas de campaña, colchones y ropa de cama, así como alimentos y otros productos básicos, después de que sus hogares quedaran dañados.

Pero el problema no ha terminado. Según los pronósticos, la ONU teme que el fuerte temporal continúe por lo menos hasta la semana que viene. En concreto, se prevé que hasta el próximo sábado. OCHA Yemen anticipa que en los siguientes días las lluvias torrenciales afectarán a 20.000 personas más del país, mientras que las autoridades temen como resultado más víctimas mortales.

Otros 30 en Guatemala

La misma situación se está dando también en Guatemala, donde cerca de treinta personas han perdido la vida por el temporal. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres ha detallado en un informe general que hay veintiocho personas fallecidas, catorce heridas y cuatro desaparecidas. Más de 30.000 ciudadanos han sido atendidos por los servicios de emergencia, mientras que unos 10.000 habitantes han sido evacuados. En total, más de dos millones se han visto afectados.

La mayoría de las víctimas se han registrado en las localidades norteñas de Alta Verapaz y Huehuetenango, y en las sureñas Escuintla y Zacapa. Las zonas más dañadas son poblados indígenas. Según el balance de las autoridades, diecisiete puentes y cinco carreteras, así como cientos de construcciones, han quedado destruidos por el desbordamiento del río Polochic.