Coronavirus

Las restricciones empiezan a dar resultados positivos en Italia

30/03/2020

Cae el número de contagiados adicionales por el coronavirus. El Gobierno prolonga hasta el 12 de abril las restricciones.

ETIQUETAS:

El confinamiento empieza a dar resultados en Italia y se va a prolongar al menos hasta el 12 de abril, Domingo de Resurrección, según anunció ayer el Gobierno. En el día en el que cumplieron 20 jornadas encerrados en sus casas por culpa del coronavirus, los italianos recibieron ayer dos buenas noticias: se produjeron incrementos mínimos, de alrededor del 1%, en el número de personas actualmente positivas por la enfermedad y en el de aquellos pacientes que necesitaban ser ingresados en las Ucis de los hospitales. La pandemia supera ya los 101.000 los contagiados, de los que 14.600 se han curado y casi 11.600 han fallecido. La cara negativa del boletín facilitado por la Protección Civil es que volvió a aumentar el número de muertos en un día: 812. Los expertos consideran que este dato, no obstante, no es significativo sobre la marcha de la pandemia.

En las últimas 24 horas se registró una cifra récord de personas que superaron la enfermedad, casi 1.600. Entre ellas está Nicola Zingaretti, presidente regional del Lacio y líder del gobernante Partido Democrático, que tras 23 días infectado dio finalmente negativo a dos pruebas del Covid-19. «He pasado días malos, pero estoy curado, lo he conseguido», comentó Zingaretti en un mensaje publicado en las redes sociales, en el que dijo que «sólo unidos venceremos a esta bestia» y pidió a la población que siga respetando las férreas restricciones a la movilidad y a la sociabilidad adoptadas por el Gobierno para intentar frenar las infecciones.

Es lo mismo que exigen las autoridades sanitarias. Aunque reconocen que se ha producido una ralentización en la curva de contagios, temen que si se suavizan las prohibiciones el Covid-19 afecte a zonas del país en las que, hasta ahora, se han registrado menos casos, a diferencia de las regiones del norte, las más afectadas. «El mensaje fuerte es que estamos viendo resultados y estos no se habrían obtenido mínimamente sin las medidas de contención. Es una razón para seguir haciendo estos sacrificios», dijo el profesor Franco Locatelli, presidente del Consejo Superior de la Sanidad, en la rueda de prensa para presentar los últimos datos.

El Gobierno decidió ayer que prolonga el cerrojazo social y económico más allá del próximo viernes, 3 de abril, cuando expiraba el anterior plazo, al menos hasta el 12 de abril, Domingo de Resurrección. Lo anunció el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, en una breve nota en la que informó de la reunión que mantuvo con los miembros del comité científico que asesora al Ejecutivo. El Gabinete, por tanto, tendrá que aprobar un decreto en los próximas días para prolongar oficialmente el cerrojazo. Locatelli, miembro de ese grupo de expertos, manifestó que «los datos deben animar a continuar con las medidas de contención» y no quiso aclarar si la pandemia ha superado ya el pico de contagiados. «Prefiero valorar la ralentización en el crecimiento de los infectados y que haya bajado la presión en la Uci y en los servicios de emergencias de los hospitales», dijo el experto.

Silvio Brusaferro, presidente del Instituto Superior de la Sanidad, se mostró también medianamente optimista sobre la marcha de la enfermedad y aseguró que la curva de infecciones parece que empieza a aplanarse. «No hay todavía señales de descenso, pero va mejor. Las importantes medidas adoptadas empiezan a mostrar sus efectos», comentó en una entrevista con el diario 'La Repubblica', en la que pidió esperar antes de decidir si pueden empezar a levantarse algunas restricciones. «Debemos observar un aumento cotidiano de casos inferior a los de las 24 horas precedentes durante algunos días consecutivos. El número de nuevas infecciones se debe reducir significativamente. Para obtener esa tendencia es necesario respetar las medidas del Gobierno y tener mucho cuidado con el aislamiento de los casos positivos o de sus contactos más cercanos», comentó Brusaferro.

Las autoridades políticas también empiezan a ver señales para la esperanza. Attilio Fontana, presidente regional de Lombardía, el territorio más afectado, aseguró que «estamos yendo por el buen camino». Dijo que aunque todavía no hay una caída en los contagios, la curva «ya no sube». Esto no implica que «haya que bajar la guardia», por lo que advirtió a los ciudadanos de Lombardía que «si vuelen a la vida normal corremos el riesgo de que los números vuelvan a ser negativos».