La financiación de la campaña rompe el Gobierno de Bolsonaro

21/02/2019

La crisis abierta por las sospechas de financiación irregular del partido del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, continúa en medio del silencio oficial y la divulgación de unas tensas conversaciones entre el mandatario y un ministro que perdió el cargo a raíz del escándalo.

ETIQUETAS:

La posibilidad de irregularidades en las cuentas presentadas a las autoridades electorales por el Partido Social Liberal (PSL), que postuló a la Presidencia a Bolsonaro, le costó esta semana el cargo al ministro de la Secretaría General del Gobierno, Gustavo Bebianno.

El ahora exministro presidía el PSL hasta el año pasado y, según el diario Folha de Sao Paulo, habría usado dinero de fondos públicos para promover unas candidaturas "fantasmas" de esa formación, pero el escándalo puede ir aún más lejos e involucrar también al titular de la cartera de Turismo, Marcelo Álvaro Antonio.

Sobre este último, que también pertenece al PSL, pesan sospechas similares, aunque limitadas al estado de Minas Gerais, lo que, en caso de confirmarse, podría llevar a Bolsonaro a otra destitución que dejaría a su propio partido sin un solo representante en el gabinete ministerial.

Silencio oficial

Desde que hace una semana estalló la crisis que acabó con la salida de Bebianno, el Gobierno se ha mantenido en silencio sobre el asunto, comentado solo en las redes sociales por Carlos Bolsonaro, hijo menor del presidente que llegó a tildar de "mentiroso" al ahora exministro.

El menor de los Bolsonaro aseguró que Bebianno mentía cuando dijo la semana pasada que habló con su padre tres veces en un día, y fue luego respaldado por el propio gobernante.

Pero unos audios divulgados este martes, con grabaciones de unas tensas conversaciones entre Bolsonaro y Bebbiano, demostraron que sí habían conversado esas tres veces, una evidencia sobre la que el Gobierno también se ha mantenido en silencio.

Las discordias con quien hasta hace unos meses presidía el PSL han generado un visible malestar en el grupo parlamentario de ese partido, que se expresó al punto de que este martes la formación oficialista contribuyó con sus votos para anular un decreto dictado por el Gobierno sobre la protección de informaciones ultrasecretas.

Tropiezo

Entre los diputados que rechazaron ese decreto estuvo Luciano Bivar, actual presidente del PSL, que pudiera ser salpicado también por las irregularidades electorales y que este miércoles comentó con sorna su voto contra el Ejecutivo. "Me equivoqué", dijo sonriendo a periodistas.

El Gobierno tuvo otro tropiezo en la Comisión de Transparencia del Senado, que decidió "invitar" a Bebianno a una próxima sesión a fin de que explique las circunstancias de su destitución, que el exministro ha atribuido al hijo menor del gobernante.

"Yo fui dimitido por Carlos Bolsonaro", subrayó Bebianno en una entrevista, en la que insinuó que el mandatario es influenciado por su hijo, quien lo habría "envenenado" e "inflamado su cabeza".

Una víctima

Como consecuencia de esas discordias, han aparecido grietas en el PSL, en el que se comienzan a perfilar un grupo que pide pasar la página y otro que parece cuadrarse en la defensa de Bebianno, de quien sostiene que ha sido "víctima de una injusticia".

Sin embargo, hasta ahora, la consecuencia más evidente de la destitución de Bebianno ha sido el fortalecimiento de los militares en el Gobierno que preside un capitán de la reserva del Ejército.

Para sustituir a Bebianno, Bolsonaro designó al general de la reserva Floriano Peixoto, que ha pasado a ser el octavo militar en el gabinete de 22 ministros.

Equipo militar

Además de Bolsonaro, el Gobierno ya contaba con el vicepresidente y general de la reserva Hamilton Mourao, y los titulares de Defensa, general Fernando Azevedo e Silva; Seguridad Institucional, general de la reserva Augusto Heleno Ribeiro; y Ciencia y Tecnología, teniente coronel Marcos Pontes.

A ellos se suman el general Carlos Alberto dos Santos Cruz, titular de la Secretaría de Gobierno; el almirante Bento Costa Lima, ministro de Minas y Energía; y los capitanes de la reserva Wagner Rosario y Tarcisio Freitas, a cargo respectivamente de las carteras de Contraloría General e Infraestructura.