La derecha italiana se muestra unida y el M5S presenta su hipotético gobierno

La coalición de derechas formada por Forza Italia, la Liga Norte y Hermanos de Italia escenificó este jueves, a sólo tres días de las elecciones generales, su primer y último acto juntos públicamente y coincidió con la presentación del posible equipo de Gobierno del Movimiento Cinco Estrellas (M5S).

EFE / ROMA

El cierre oficial de campaña electoral en Italia es este viernes, y un día antes los líderes de la coalición conservadora, Silvio Berlusconi para Forza Italia, Matteo Salvini de la Liga Norte, Giorgia Meloni de Hermanos de Italia y Raffaele Fitto de Quarto Polo, se presentaron juntos ante las cámaras por primera vez.

Lo hicieron en un acto que celebraron en el Templo de Adriano, en pleno centro de Roma, y a la misma hora en la que estaba programado el evento del M5S para presentar su hipotética lista de ministros si gobiernan en la próxima legislatura.

Batalla contra el M5S.

Los últimos sondeos publicados a mediados de febrero vaticinaban que la batalla en las urnas estará entre esta coalición, que podría obtener alrededor del 35% de los votos, y el M5S, que sería el grupo político más votado en solitario con cerca del 30% de los sufragios. Se necesita al menos un 40% para gobernar.

Berlusconi, que no se puede presentar a primer ministro por su inhabilitación tras la condena por fraude fiscal, moderó el acto ante unas decenas de asistentes y mucha expectación mediática, pidió a los promotores del partido reclamar el voto y animó incluso a llevar a las "tías ancianas a votar" por la coalición de derechas.

Aprovechó la ocasión para tratar de disipar las dudas sobre la solidez de la alianza y sobre todo su relación con Salvini, y dijo que es "normal" que haya "pequeños problemas de diversidad" porque son una conjunción de partidos y no una única formación.

En cualquier caso defendió que el objetivo de la coalición, en caso de gobernar, será "mostrarse como una única fuerza de agresión para todo lo malo que ha traído la izquierda", que ha gobernado durante los últimos cinco años.

Puso el acento en una de las cuestiones que ha protagonizado la campaña y que más ha utilizado en su discurso esta coalición conservadora, el tema de la inmigración, para señalar que la izquierda "ha traído 600.000 (inmigrantes) clandestinos más, que para comer deben recurrir al robo".

Italia debe protegerse de las «invasiones».

Salvini por su parte aprovechó para defender los intereses italianos frente a la globalización e incluso a la Unión Europea y dijo que frente a quienes dicen "más Europa" él apuesta por "más Italia".

"Son los italianos quienes deben ser protegidos de invasiones. Gobernaremos en una Europa que haga pocas cosas pero bien, como defender las fronteras", apuntó.

Meloni presentó a la coalición como única fuerza capaz de ganar las elecciones: "El domingo habrá dos opciones: o gana el centroderecha o el caos. Ninguna fuerza puede tener una mayoría. Si no ganamos supondrá la convocatoria de nuevas elecciones o los pactos secretos para formar gobierno".

Equipo de gobierno de los alternativos.

Paralelamente, el M5S presentó en otro acto en Roma su hipotética lista de ministros si tras el 4 de marzo obtienen los apoyos suficientes para gobernar, una acción que miembros de la política han criticado y calificado de maniobra.

La lista está formada, entre otros, por la profesora universitaria Paola Giannetakis que sería la ministra de Interior, mientras que para el Ministerio de Economía el M5S ha elegido al profesor Andrea Roventini, para el de Asuntos Exteriores, a la profesora universitaria Emmanuela del Re, y para Defensa a Elisabetta Trenta.

Di Maio reivindicó esta acción como señal de transparencia del M5S hacia los electores y dijo que los italianos podrán votar sabiendo quién es el candidato a primer ministro, quiénes optan a los distintos ministerios y qué puntos incluye su programa electoral.

Finalmente, desafió al resto de grupos políticos a seguir su ejemplo, desde un atril y con un fondo que rezaba "el equipo de Gobierno: Italia 2018-2023".

Esta acción le ha valido al M5S severas críticas, el primer ministro, Paolo Gentiloni, la ha descrito de "surrealista" y la expresidenta de la Cámara de los Diputados Laura Boldrini, miembro de la formación de izquierdas Libres e Iguales, ha opinado que Di Maio "vive en una realidad paralela".