Biden (izquieda) y Scholz se saludan antes de su encuentro. / Afp

Scholz subraya la unidad del G7 para afrontar las crisis

Los países del grupo se muestran decididos a apoyar a Ucrania hasta repeler la agresión rusa

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Los países del G7 mostraron este domingo su cohesión a la hora de abordar las distintas crisis que afectan al mundo y de apoyar a Ucrania en su lucha contra el agresor ruso, a quien acusó de llevar a cabo una «guerra brutal», como lo demuestra el bombardeo este domingo de zonas residenciales en Kiev. Así lo aseguró el canciller federal, Olaf Scholz, anfitrión de la cumbre que se celebra en los Alpes bávaros.

«Mostraremos unidad», afirmó Scholz en una breve intervención ante los medios al término de la primera reunión de los jefes de Estado y gobierno, dedicada fundamentalmente a abordar los problemas económicos que afectan actualmente al planeta, desde la inflación a la interrupción de las cadenas de suministros. Añadió que, en el encuentro de las «democracias más industrializadas del mundo», todos los asistentes han «expresado su preocupación por las crisis que actualmente debemos superar».

El jefe del Gobierno alemán se mostró, sin embargo, «muy, muy seguro de que conseguiremos emitir desde esta cumbre una señal muy clara de unidad y de actuación decidida». Agregó en la sesión vespertina de la cumbre se abordarán las inversiones en las infraestructuras globales, también en cuestiones sanitarias como la pandemia de coronavirus, y destacó que en la noche conversarían de manera amplia y confidencial sobre política de seguridad. «Debemos trabajar en favor de una arquitectura de seguridad en el mundo que garantice la paz y que no siempre sea peligrosa y arriesgada».

Scholz reiteró que el presidente ruso, Vladimir Putin, esperaba la unidad de Occidente ante la invasión de Ucrania. «Puede decirse que Putin no contaba con ello y que esto sigue dándole quebraderos de cabeza», señaló el anfitrión de la cita. Añadió que ese conflicto centró su conversación bilateral con el presidente estadounidense, Joe Biden, y subrayó que «Alemania y EEUU actuarán siempre unidas cuando se trate de la seguridad de Ucrania».

«Barbarie» rusa

Anteriormente, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó el bombardeo ruso con misiles de la capital ucraniana, el primero en tres semanas, como una ración más de la «barbarie» del presidente ruso, Vladimir Putin. Su colega francés, Emmanuel Macron, se mostró convencido de que, aunque Ucrania atraviesa una «fase crítica» en la guerra con Rusia, existe la posibilidad de «dar la vuelta a la tortilla».

Tras reunirse con este último de manera bilateral, el primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió contra toda concesión a Rusia para acabar con la confrontación bélica. «Todo intento de acabar ahora con el conflicto no haría sino crear una inestabilidad permanente y conducir al presidente Putin a la situación de manipular permanentemente estados soberanos y mercados internacionales», declaró Johnson. Macron se había mostrado de nuevo partidario de buscar la negociación con el Kremlin y reiterado que Rusia no debe verse «humillada» en un futuro acuerdo de paz.

Entre tanto, fuentes de la reunión subrayaron que Rusia se encuentra al borde de la insolvencia. Este domingo vencía el plazo para el pago de 100 millones de dólares para dos emisiones de deuda pública en dólares y euros que debían haberse abonado el pasado 27 de mayo, aunque se amplió por 30 días su devolución. Desde la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero las amplias sanciones dictadas han hecho que Rusia se vea excluida del sistema financiero global. Desde entonces y pese a contar con reservas de divisas multimillonarias, Moscú tiene problemas para el pago de los actuales compromisos de su deuda pública, que superan ya los 40.000 millones de dólares.