Ahmed Nasser al-Raisi, nuevo director de Interpol. / AFP

Un general acusado de torturas, nuevo presidente de Interpol

El general emiratí Ahmed Nasser Al Raisi fue elegido este jueves para el cargo en la asamblea de la organización

COLPISA / AFP

El general emiratí Ahmed Nasser Al Raisi, contra quien existen denuncias por «tortura» en Francia y Turquía, fue elegido este jueves en Estambul presidente de Interpol, anunció la Organización Internacional de Policía Criminal. Los estatutos de Interpol, conceden al presidente un papel sobre todo honorífico y el verdadero responsable es el secretario general, Jürgen Stock, reelegido en 2019 para un segundo mandato de cinco años. Sin embargo, organizaciones de defensa de derechos humanos así como legisladores europeos se habían opuesto a la elección de Al Raisi, al considerar que afectaría a la misión de Interpol. Su país, Emiratos Árabes Unidos, es el segundo contribuyente de esta organización de cooperación policial.

El presidente de Interpol, nombrado por cuatro años, ocupa sus funciones a tiempo parcial y de forma no remunerada, y lo hace en su país de origen. Pese a ello varios observadores expresaron su preocupación por la llegada de Al Raisi a la presidencia de la organización. «Estamos convencidos de que la elección del general Al Raisi afectaría la misión y la reputación de Interpol (...)» escribieron a mediados de noviembre a la presidenta de la Comisión europea, Ursula Von der Leyen, tres diputados europeos, entre ellos Marie Arena, presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento europeo.

Acusaciones

Varias querellas por «tortura» contra Al Raisi han sido interpuestas estos últimos meses en Francia, donde tiene su sede la organización, y en Turquía, país que alberga la asamblea general que se celebra en Estambul desde el martes. El Centro del Golfo para los Derechos Humanos acusó al general emiratí de «actos de tortura y barbarie» contra el opositor Ahmed Mansoor, detenido desde 2017 en una celda de 4 m2 «sin colchón ni protección contra el frío», ni «acceso a un médico, a higiene, a agua o a instalaciones sanitarias».

En octubre de 2020, 19 ONG, entre ellas Human Rights Watch (HRW), ya se inquietaban por la posible elección del general emiratí, «miembro de un aparato de seguridad que toma sistemáticamente como objetivo la oposición pacífica».

Un informe británico concluyó el pasado marzo que los Emiratos habían usado el sistema de búsqueda internacional para presionar a opositores. Otros países están acusados de prácticas similares.