Un autobús en Roma con propaganda electoral. / Reuters

Los virólogos entran en campaña en Italia

Científicos que se han hecho famosos con la pandemia se dejan seducir por los partidos de cara a las elecciones legislativas de este domingo

DARÍO MENOR Roma

«Si no tuviéramos una vacuna contra el covid estaría muy preocupado por lo que pudiera pasar en una Italia gobernada por partidos de centroderecha que han guiñado un ojo a los antivacunas». Es la opinión de Andrea Crisanti, director del departamento de medicina molecular en la universidad de Padua y 'cabeza de lista' del Partido Democrático (PD) en la circunscripción Europa de cara a las elecciones legislativas del próximo domingo. Veterano militante de esta formación de centroizquierda, ha decidido entrar en política aprovechando el reconocimiento logrado durante la pandemia, en la que se destapó como uno de los más respetados virólogos del país.

Crisanti no es el único experto ligado al coronavirus que podría pasar de los hospitales y de las pantallas de televisión a los pasillos del poder. Aunque no se presenta como candidato en los próximos comicios legislativos, sí que ha mostrado su deseo de entrar en el próximo Gobierno Matteo Bassetti, director de la Clínica de Enfermedades Infecciosas del Policlínico San Martino de Génova. «Estoy disponible para echar una mano como técnico», comentó el mes pasado Bassetti al ser preguntado acerca de si estaría dispuesto a ser el ministro de Sanidad en el futuro Ejecutivo.

Son conocidas las simpatías de Basetti hacia el bloque de centroderecha que, según todas las encuestas, parte como favorito para la próxima cita con las urnas. La alianza conservadora está formada por Fratelli d'Italia (FdI, Hermanos de Italia), el partido de extrema derecha de Giorgia Meloni, la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia, la marca electoral de Silvio Berlusconi.

Al igual que Crisanti, también trata de evitar una victoria del bloque de centroderecha otro epidemiólogo catapultado a la fama debido a la pandemia, Pier Luigi Lopalco. Se presenta como candidato de la izquierda en el Senado en la región de Apulia, al sur del país, y cuenta con experiencia política, al haber coordinado el comité encargado de la gestión del covid en su comunidad, donde también fue durante un año consejero de Sanidad. Lopalco está convencido de que la derecha resulta más peligrosa a la hora de gestionar una pandemia que la izquierda por estar «más preocupada por la economía que por la salud». Estas declaraciones han provocado las lógicas críticas de los partidos conservadores.

«Me da escalofríos pensar que pueda hablarse de virólogos de derechas y de izquierdas. Lo primero tiene que ser el bienestar de los pacientes y de la sanidad pública. La integridad científica es mi brújula, el resto no cuenta», afirma Crisanti, recordando que en el pasado ha criticado tanto algunas decisiones tomadas por el Gobierno regional de derechas del Véneto como otras del Ejecutivo central saliente, del que formaba parte el PD. Les ha echado en cara que no actuaran con suficiente firmeza para tratar de frenar la circulación del virus. «La integridad científica no puede ponerse en duda por las ideas políticas que tenga cada uno», subraya el director del departamento de medicina molecular en la universidad de Padua, cuya entrada en política fue respondida por Matteo Salvini, líder de la Liga, con un duro mensaje en las redes sociales: «El televirólogo Cristanti, candidato con el PD. Creo que ahora se entienden muchas cosas».

Defensa del «bien común»

Para este experto resulta particularmente criticable que partidos como la Liga o Fratelli d'Italia se hayan mostrado en algunas fases de la pandemia en sintonía con los movimientos antivacunas o con quienes estaban en contra del uso del certificado de vacunación. «Es una desgracia que se hayan olvidado de que el bien común debe ser su objetivo principal y que adoptaran una posición que no responde a los criterios científicos», critica Crisanti, que está relativamente tranquilo ante la «situación de equilibrio» a la que ha llegado el covid.

«Y si surgieran nuevas variables que pusieran en problemas serios también a las personas vacunadas o que hayan superado la enfermedad, contaría bien poco el color político del Gobierno. Volveríamos a una exigencia de sanidad pública y el virus dictaría de nuevo la agenda», asegura.

La ultraderecha suspende a un candidato por elogiar a Hitler

El partido de ultraderecha Hermanos de Italia, favorito en las legislativas del próximo domingo, suspende a uno de sus candidatos al Parlamento por elogiar a Adolf Hitler en las redes sociales. Calogero Pisano, líder de la formación de Giorgia Meloni en la provincia de Agrigento, Sicilia y miembro de la dirección nacional, publicó en Facebook en 2014 que el eslogan del partido ('Italia por encima de todo') le recordaba «a un gran hombre de Estado de hace 70 años», precisando que no hablaba de Benito Mussolini sino de «un alemán».

A raíz de ello, Pisano ha sido suspendido «con efecto inmediato» de sus funciones internas, según un comunicado del partido, que subraya que «no representa a Hermanos de Italia a ningún nivel y tiene prohibido usar su logotipo». La misiva reconoce que incluso puede ser sancionado judicialmente por ello.