Dos miembros del servicios de rescate cargan un carrito de bebé tras el corrimiento de tierra en la isla italiana de Ischia. /reuters

Dos miembros del servicios de rescate cargan un carrito de bebé tras el corrimiento de tierra en la isla italiana de Ischia. / reuters

Sube a siete el balance de fallecidos por el aluvión en la isla italiana de Ischia

El Gobierno declara el estado de emergencia mientras prosiguen las labores de búsqueda de los cinco desaparecidos

DARÍO MENOR Roma

No cesan las operaciones de búsqueda en la localidad de Casamicciola, ubicada en la isla de Ischia, frente a la ciudad italiana de Nápoles, para tratar de encontrar supervivientes después de que un gigantesco alud de barro provocado por las lluvias torrenciales dejara doce desaparecidos y afectara a decenas de viviendas, provocando que 167 personas tuvieran que dejar sus casas. De momento son siete los cuerpos sin vida encontrados entre el fango y quedan cinco desaparecidos, que forman parte de dos familias.

Además del cadáver de Eleonora Sirabella, de 31 años, localizado pocas horas después de la tragedia bajo un metro y medio de barro, ayer fueron encontrados otros seis cuerpos. Se trata de los hermanos Francesco y Maria Teresa Monti, de 11 y 6 años respectivamente y cuyos padres y hermano siguen desaparecidos; del matrimonio formado por Maurizio di Minico y Giovanna Mazzella, de 32 y 30 años, y su hijo Giovan Giuseppe, que solo tenía 22 días; y de la ciudadana búlgara Nikolinka Gancheva Blangova, de 58 años. Los socorristas consiguieron encontrar en buen estado de salud a tres personas, entre ellas dos ancianos que habían quedado aislados en una zona de difícil acceso, aunque no se les había dado por desaparecidos.

Un día después del desastre, el Gobierno de Giorgia Meloni celebró un Consejo de Ministros extraordinario en el que declaró el estado de emergencia para la zona afectada durante un año y aprobó un primer paquete de ayudas de dos millones de euros. Según prometió el ministro para el Sur y responsable de la Protección Civil, Nello Musumeci, se dedicarán más fondos «una vez que se haga un reconocimiento de los daños y de las exigencias inmediatas» de la población de Casamicciola. También habrá un plan específico para reconstruir las viviendas y edificios públicos dañados. Meloni, por su parte, prometió que visitará la localidad en cuanto sea posible y mostró su solidaridad con la población afectada al tiempo que agradecía la labor de los equipos de socorro.

No es un caso aislado

La tragedia vivida en Ischia no es un caso aislado en Italia, donde resulta relativamente habitual que las lluvias torrenciales provoquen avalanchas con muertos e importantes daños materiales. El anterior tuvo lugar a mediados de septiembre en la región de Las Marcas, en la costa adriática, y dejó doce muertos y una persona que sigue desaparecida.

Según prevén los meteorólogos, los episodios de lluvias torrenciales resultarán cada vez más habituales debido a la emergencia climática. También contribuye a estos desastres la construcción ilegal de viviendas en zonas de riesgo, como recordó Vincenzo De Luca, presidente de Campania, la región a la que pertenece Ischia. «La gente debe entender que en algunas áreas no se puede vivir», advirtió De Luca.