Nicola Sturgeon, durante la presentación del documente 'Independencia en el mundo moderno. Más ricos, más justos, más felices. ¿Por qué no Escocia?'. / AFP

Sturgeon activa su última oportunidad para convocar un referéndum de independencia de Escocia

Las encuestas no son buenas para los independentistas escoceses y Johnson se niega a propiciar una nueva consulta

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal. Londres

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció el inicio de una campaña por la independencia, que aspira a celebrar un nuevo referéndum antes del final de 2023. Aunque hay una mayoría de diputados en el Parlamento de Edimburgo en favor de convocar la consulta, el Gobierno de Boris Johnson se ha negado hasta ahora a transferir a la administración autonómica el poder de convocarla.

«Después de todo lo que ha ocurrido- brexit, covid, Boris Johnson- es el momento de proponer una perspectiva mejor», afirmó la líder independentista en una declaración ante las cámaras en su residencia oficial. La mayoría de votantes escoceses optó por la permanencia en la UE hace seis años, la gestión de la pandemia por Sturgeon ha sido elogiada y Johnson provoca el rechazo del 83% de escoceses.

Sturgeon, acompañada del líder de los Verdes, Patrick Harvie, inicia la campaña con la publicación de un documento -'Independencia en el mundo moderno. Más ricos, más justos, más felices. ¿Por qué no Escocia?'-, en el que compara las culturas económicas y los resultados del Reino Unido y de los países nórdicos, también de Austria, Bélgica y Holanda, para ilustrar una desventaja del modelo británico.

La líder escocesa describió el documento como un prólogo que ofrece el contexto general. Sturgeon prometió la publicación de una serie de documentos sobre políticas concretas, como la moneda, la fiscalidad, las pensiones, el reingreso en la Unión Europea,… en la misma línea que su predecesor, Alex Salmond, publicó un grueso 'Libro Blanco prospectivo de una Escocia independiente'.

Garantías

Salmond, enfrentado a Sturgeon por su gestión de las denuncias de violación y acosos sexuales que presentaron contra el exministro principal empleadas de la administración autonómica, apoyó la iniciativa de su sucesora, pero le exige que explique cómo va a organizar el referéndum, cuando Johnson no está dispuesto a la cesión temporal de la competencia, como hizo David Cameron en 2014.

La actual líder anunció que presentará «en las próximas semanas» el proyecto de ley para la organización de la consulta. El Gobierno de Londres podría llevar a los tribunales la cuestión de competencia constitucional. Sturgeon insiste una y otra vez en que el referéndum ha de ser legal. La resolución de las posiciones incompatibles sobre ese primer paso acaparará la atención en el inicio de la nueva campaña.

Las encuestas de los últimos meses no dan mayorías en favor de la convocatoria de un nuevo referéndum y tampoco al voto por la independencia. La doctrina de su partido empuja a Sturgeon a emprender un itinerario arriesgado. Lo ha comenzando con el señuelo de una economía más social, y advirtiendo que la independencia no garantiza el éxito, aunque ningún país independiente quiera perderla.