El presidente ruso, Vladímir Putin. / REUTERS

Rusia advierte a EE UU de un deterioro de las relaciones si le declara país patrocinador del terrorismo

Si el Congreso aprueba la iniciativa legislativa, «significaría que Washington cruzaría el punto de no retorno, con daños colaterales graves», asegura el Ministerio de Exteriores

DIANA MARTÍNEZ

La tensión mundial aumenta en Occidente. Rusia ha advertido este sábado a Estados Unidos de un punto de no retorno en las relaciones bilaterales de ambos países si sale adelante la propuesta de proyecto de ley presentado por parlamentarios de la Cámara de los Representantes y, tal y como hizo este jueves Letonia, le declara Estado patrocinador del terrorismo.

«Me gustaría mencionar la iniciativa legislativa que se está discutiendo actualmente en el Congreso para declarar a Rusia un 'país patrocinador del terrorismo'», ha señalado el director del Departamento para América del Norte del Ministerio de Exteriores ruso, Alexander Darchiev, en una entrevista con la agencia TASS. En la misma asegura que «si se aprueba, significaría que Washington cruzaría el punto de no retorno, con daños colaterales graves a las relaciones diplomáticas bilaterales». De esa manera, las consecuencias de la decisión podrían ir desde un debilitamiento de las relaciones entre ambos territorios hasta incluso la ruptura total.

A pesar de la advertencia, Darchiev ha subrayado que no quiere entrar en «especulaciones hipotéticas sobre lo que es posible y lo que no en la turbulenta situación actual», a la vez que ha condenado que EE UU haya «pisoteado el Derecho Internacional».

Acusación de «genocidio»

Este jueves el Parlamento de Letonia consideró que las acciones de Rusia en Ucrania constituyen un «genocidio» contra la población que sufre los horrores de la guerra desde que el presidente ruso, Vladímir Putin, diera la orden de invadir el país vecino el pasado 24 de febrero. Por todo ello, Riga declaró «patrocinador del terrorismo» al Estado agresor. En su declaración, el Parlamento letón «reconoce a Rusia como un Estado patrocinador del terrorismo»; un país que utiliza particularmente municiones prohibidas internacionalmente para «infundir miedo y matar a civiles», y que «usa el sufrimiento y la intimidación como herramienta en sus intentos de desmoralizar al pueblo y a las fuerzas armadas ucranianas, y paralizar el funcionamiento del Estado para ocupar Ucrania». Así, invitó a otros países a expresarse en el mismo sentido.

Moscú no tardó en responder. El Ministerio de Relaciones Exteriores lanzó un comunicado poco después en el que tildaba la actitud letona como «otra manifestación de rusofobia» y que «viola el principio de la igualdad soberana de los Estados», el cual está «consagrado» en la Carta de Naciones Unidas. Asimismo, la carte diplomática rusa lamentó que la decisión provenga de un país donde la lucha contra la financiación del terrorismo y el blanqueo de capitales «está lejos de cumplir las normas internacionales».