Los expertos investigan la muerte de 50 vacas en una granja de Italia por el consumo de unos brotes nocivos a causa de la sequía. /AFP

Los expertos investigan la muerte de 50 vacas en una granja de Italia por el consumo de unos brotes nocivos a causa de la sequía. / AFP

La prolongada sequía coloca a la UE ante una Europa inédita convertida en secarral

Bruselas se enfrenta a la ruina de los cultivos y de los incendios y baraja opciones como mejorar la gestión del agua o un plan solidario de ayuda ante desastres climáticos

MIGUEL PÉREZ

La grave sequía que afecta al 60% de Europa ha hecho escalar el cambio climático varias posiciones en la agenda de prioridades de la UE. Con el arranque del nuevo curso, la Comisión se encontrará con un escenario tan complicado debido a la ausencia prolongada de lluvias y la ola de calor que los propios análisis comunitarios predicen que será el peor de los últimos quinientos años. Y eso forzará a los ministros a buscar soluciones porque algunos expertos ya advierten que el cambio climático va más rápido que la agenda de objetivos de 2030.

Por lo pronto, la Unión se encontrará sobre la mesa con las peticiones de ayuda de varios países para sufragar los daños del verano; tanto por los secarrales en que han quedado convertidas decenas de miles de hectáreas de cultivo o gnaderas como por los incendios forestales. Eslovenia, República Checa y Francia ya han requerido la colaboración comunitaria.

El caso galo es especialmente demostrativo de lo que sucede con el planeta. El «monstruoso» megaincendio causado por la sequedad y las altas temperaturas en el suroeste del país, con más de 7.000 hectáreas calcinadas, es un fenómeno más propio de California que de los bosques europeos, aunque también es cierto que abudan otros ejemplos de un verano distópico. Nunca se había dado una sequía tan pertinaz en los territorios más al norte del hemisferio: los embalses de Noruega están un 10% por debajo de su nivel habitual mientras los suizos asisten atónitos a la inédita pérdida de volumen de los lagos Constanza, Lugano, Walen y Cuatro Cantones o la «alarmante» situación de sus reservas freáticas, el gran almacén de agua subterráneo de Europa.

Porque no solo de lluvia vive el mundo. Los glaciares también sufren sobremanera una elevación de temperaturas inusual al menos desde febrero. El italiano Sabbione ha perdido un 35% de su masa este mes de agosto y la capa de nieve del Gries, en Suiza, es ahora la mitad de la que poseía en abril. Los expertos pedirán a Bruselas que preste atención a este hecho porque el continente depende mucho de ellos: cuantos menos glaciares, más calentamiento y tierras quemadas.

Un barco, en el lecho seco del lago suizo de Les Brenets. / EFE

Algunos ministros comunitarios consideran que, si no es posible implantar soluciones globales de inmediato, al menos cabe la posibilidad de enjuagar los daños. Bruselas tiene ante sí varias propuestas. Una, mejorar la gestión del agua. Otra, implantar un equipo de respuesta urgente cuya función sería gestionar medios materiales y fondos de recuperación ante sequías, inundaciones, incendios u otros desastres climáticos. Una especie de sistema solidario que inste a los países en mejor situación a ayudar a los que padecen las catástrofes. La UE está especialmente satisfecha de la movilización de Alemania, Grecia, Polonia, Austria, Dinamarca e Italia que hace una semana enviaron bomberos, camiones cisterna y aviones a Francia para combatir el fuego en Gironda. «Europa ha vuelto a mostrar su solidaridad», se felicitó hace unos días el presidente Emmanuel Macron.

Ríos convertidos en arroyos

La de este verano no es la única sequía por la que ha atravesado el continente, pero su duración, intensidad y extensión territorial sí supone una realidad desconocida para el club comunitario. Los grandes ríos navegables de Europa, como el Rin, el Po o el Danubio, coinciden en estar amenazados de muerte. En algunas partes apenas son riachuelos innavegables. La pérdida de caudal del Po ha acabado con el 30% de los cultivos en Italia, que ha decretado la emergencia en una decena de regiones. Alemania se enfrenta a la pérdida de capacidad de su principal autopista fluvial cuando le es más necesaria para el transporte de carbón.

Porque esa es otra cuestión. De no revertir la actual ausencia de lluvias de manera radical -y aún así, está difícil-, varios países comunitarios temen perder gran parte de su poder de generación hidroeléctrica cuando todo kilowatio es fundamental para contrarrestar la caída del gas ruso a causa de las sanciones a Moscú por la invasión de Ucrania.

El Observatorio Europeo alerta esta semana de que el 47% del territorio sufre peligro de sequía -un estado que equivale a tomar medidas de restricción- y el 17% ya se encuentra en alerta grave. Casi el 60% el consumo de agua va a parar a la agricultura lo que augura, según los expertos, que Bruselas deberá afrontar un alto número de expedientes de ayuda al sector. Solo el 9% del consumo es privado. Y luego está el perjuicio moral. Impacta contemplar Hyde Park ralo y marchito. El mes pasado fue el más seco en Inglaterra desde 1935.

Al menos 37 muertos por los incendios en el norte de Argelia

Al menos 37 personas han muerto, entre ellas 13 menores de edad, por los incendios que afectan desde hace varios días a la zona noreste de Argelia, según un nuevo balance de víctimas divulgado ayer por las autoridades. La región más afectada es la de El Tarf, donde han perecido al menos 30 personas, mientras que más de 160 han resultado heridas. Los fuegos se intensificaron el miércoles, con más de un centenar de focos activos. El ministro del Interior, Kamal Beldjoud, estimó que habían ardido unas 2.600 hectáreas de terreno y alertó de que las altas temperaturas y los fuertes vientos complican las tareas de extinción.