El ex primer ministro británico Boris Johnson durante la visita sorpresa que hizo este domingo a Ucrania, donde se reunió con Zelenski. / Reuters

Noruega cifra en 180.000 las bajas del Ejército ruso en la guerra de Ucrania

El jefe del Ejército del país nórdico calcula igualmente que «más de 100.000» efectivos de Kiev han resultado muertos o heridos

T. NIEVA

En casi un año de enfrentamientos, la guerra en Ucrania ha causado cerca de «180.000 muertos o heridos» en las filas del Ejército ruso, y «más de 100.000» del lado ucraniano, sin contar los 30.000 civiles fallecidos. Así lo aseguró este domingo el jefe de las Fuerzas Armadas noruegas, Eirik Kristoffersen en una entrevista a la cadena TV2, si bien no precisó el origen de esas cifras.

Los cálculos ofrecidos este domingo por Noruega, país fronterizo con Rusia y miembro de la OTAN desde su fundación en 1949, se dieron a conocer dos meses después de que en noviembre, el jefe del Ejército estadounidense, Mark Milley, afirmara que las tropas rusas sufrieron pérdidas de más de 100.000 muertos o heridos, con un balance «probable» similar del lado ucraniano. Moscú y Kiev, por contra, se niegan a ofrecer balances fiables de sus víctimas.

El Gobierno de Volodímir Zelenski ha insistido estos días a Occidente en la necesidad de que se le envíe cuanto antes carros de combate, en especial los Leopard 2, de fabricación alemana, además de artillería pesada y municiones, para poder ganar la guerra a Vladímir Putin. Al respecto, el presidente de la Duma Estatal de Rusia, la Cámara Baja del Parlamento, Viacheslav Volodin, afirmó este domingo a través de su canal de Telegram que entregar armas ofensivas a Kiev conducirá a una «catástrofe global».

«Dada la superioridad tecnológica de las armas rusas, los políticos extranjeros que tomen este tipo de decisiones deben comprender que esto podría acabar en una catástrofe mundial que destruiría sus países», advirtió Volodin. Asimismo, avisó de que si Washington y los países de la OTAN suministran armas «que se utilizarán para atacar ciudades pacíficas e intentar apoderarse de nuestros territorios» ello conllevará a una «represalia con armas más potentes».

El mensaje de Volodin coincidió con la visita sorpresa del ex primer ministro británico Boris Johnson a Ucrania. El político conservador fue, concretamente, fotografiado en la localidad de Borodianka, en la región de Kiev, a la cual viajó tras ser invitado por el propio Zelenski, a quien trasladó este domingo que es un privilegio poder estar allí y mostrar su solidaridad con el país.