Macron se reúne con los sobrevivientes de la represión judía Marcel Sztejnberg y Regine Lipp durante una visita al memorial de la Shoah, en la conmemoración del 80 aniversario de la redada de Vel d'Hiv, en Pithiviers. / REUTERS

Macron pide máxima vigilancia ante el auge del antisemitismo

El presidente francés denuncia un «rampante» odio hacia los judíos al inaugurar un memorial por el 80 aniversario de la redada de Vel d'Hiv

BEATRIZ JUEZ París

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha denunciado este domingo la existencia hoy en día de «un antisemitismo rampante», coincidiendo con el 80 aniversario de la redada del Velódromo de Invierno en París, organizada en julio de 1942. El jefe del Elíseo ha inaugurado un memorial al Holocausto en la antigua estación de tren de Pithiviers, por la que pasaron las víctimas de Vel d'Hiv, como los parisinos llamaban al Velódromo de Invierno. Pithiviers es hoy en día símbolo de la política antisemita y colaboracionista del régimen de Vichy con la Alemania nazi.

El 16 y 17 de julio de 1942, casi 13.000 judíos fueron detenidos por la Policía gala en la capital y sus alrededores. «Los policías franceses solo necesitaron un arma: las listas de hombres, mujeres y niños, cuyo único error fue ser judíos», ha recordado Macron. Solo un centenar de ellos sobrevivieron al Holocausto. Entre sus víctimas, había unos 4.000 niños, de los que 3.000 tenían la nacionalidad gala.

El presidente explicó que tras arrestarles en sus domicilios fueron transportados en autobuses «de la vergüenza» al Velódromo de Invierno, que «durante cinco días se transformó en el primer círculo del infierno». De Pithiviers fueron entonces deportados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, donde la gran mayoría de ellos fueron asesinados por los nazis en las cámaras de gas.

Capítulo negro en la Historia gala

«En esta antesala de los campos, familias francesas se susurraban palabras en yidis –idioma perteneciente a las comunidades judías– para tranquilizarse diciendo que Francia nunca haría eso. Sin embargo, Francia lo hizo, el Estado francés lo hizo», ha insistido Macron. Estos judíos extranjeros y franceses fueron «víctimas de la Alemania nazi y la Francia de Vichy».

Durante décadas, Francia prefirió olvidar este capítulo negro de su Historia. En 1995, Jacques Chirac fue el primer presidente galo en reconocer oficialmente la responsabilidad del país en la redada de Vel d'Hiv. «Ese día, Francia cometió lo irreparable», aseguró el entonces mandatario.

Ochenta años después de la gran redada del Velódromo de Invierno, Macron ha instado a sus ciudadanos a «redoblar la vigilancia» y «mirar a la verdad de frente» ante un antisemitismo «rampante» y el revisionismo histórico. «Ni Pétain, ni Laval, ni Bousquet, ni Darquier de Pellepoix, ninguno de ellos quiso salvar a los judíos», recordó. El jefe de Estado considera que quienes insisten en esas «mentiras» falsifican la Historia, buscan destruir la República y dividir al país.