Borrar
El candidato del Partido Socialdemócrata alemán, Stephan Weil, se ha erigido vencedor en los comicios. AFP
El SPD gana en la Baja Sajonia las últimas elecciones del año en Alemania

El SPD gana en la Baja Sajonia las últimas elecciones del año en Alemania

Los resultados aventuran una nueva coalición de socialdemócratas y verdes en esa región

juan carlos barrena

Berlín

Domingo, 9 de octubre 2022, 18:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) y su candidato y primer ministro regional, Stephan Weil, se han erigido este domingo en vencedores de los comicios legislativos en el Estado federado de la Baja Sajonia, con apreciable ventaja sobre los conservadores de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y el resto de la formaciones que competían por los escaños en el parlamento de Hanover. El resultado supone un respaldo y alivio para el tripartito de socialdemócratas, verdes y liberales que gobierna el país desde Berlín, pero sobre todo para el SPD, que en las últimas encuestas a nivel nacional había sufrido una apreciable pérdida de popularidad. La campaña electoral en la Baja Sajonia se había convertido en una prueba de fuego para la coalición que dirige el canciller federal, Olaf Scholz, al ponerse en tela de juicio sus medidas para afrontar la crisis energética y las consecuencias de la alta inflación, temas que preocupan más a los votantes que los problemas de su propia región.

Sin embargo, tanto los socialdemócratas como los conservadores cedieron porcentajes frente a los comicios anteriores hace cinco años, el SPD hasta situarse en más de un 33% de votos y la CDU en cerca del 28%, según los primeros resultados tras iniciarse el recuento de votos al cierre de los colegios electorales. Las únicas formaciones que ganaron porcentajes en los últimos comicios regionales del año en Alemania fueron Los Verdes y la ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD), ambos con más de cinco puntos frente a las elecciones de 2017, hasta situarse en un 14,% y algo más del 11%, respectivamente. Los liberales (FDP) rondan la barrera del 5% de puntos y deberán esperar hasta el recuento del último voto para ver si logran escaños en la cámara regional. Por su parte La Izquierda, con menos del 3%, no contará con representación parlamentaria.

«Hemos luchado y al final hemos ganado», dijo media hora después de cerrarse las urnas un sonriente Stephan Weil, que lleva 10 años gobernando en la Baja Sajonia y podrá hacerlos una legislatura más. Los electores «han concedido al SPD el mandato para formar gobierno y a nadie más», afirmó el político socialdemócrata, quien habló de una campaña «dura y desagradable» por la presencia en sus mítines de grupos de alborotadores del llamado movimiento inconformista. Pese a todo subrayó que «hemos vivido semanas marcadas por las profundas preocupaciones de los ciudadanos» ante la subida de los precios energéticos y de los productos de primera necesidad, también por la galopante inflación.

Gran coalición

El posible desenlace apunta al fin de la última gran coalición que gobierna en un Estado federado alemán. Los cristianodemócratas, con el peor resultado de su historia en la norteña región alemana, eran hasta ahora el socio forzoso, a falta de alternativas, para el Gobierno del socialdemócrata Weil. Este se ha pasado la campaña anunciando que, si las cifras cuadraban, serían Los Verdes su primera opción para negociar una nueva alianza de gobierno regional. Los sondeos a pie de urna y el recuento de los primeros votos apoyan esta iniciativa. Los resultados indican que socialdemócratas y ecologistas tendrán una mayoría suficiente de escaños en el parlamento regional para gobernar juntos los próximos cinco años. Incluso podrían sumarse al equipo los liberales, si finalmente superan el 5% de votos, para repetir la coalición de Berlín.

El tripartito «ha logrado en la Baja Sajonia una clara mayoría de votos», afirmó en ese sentido el secretario general del SPD, Kevin Künert, mientras el presidente de Los Verdes, Omid Nouripour, celebró el resultado como una «gigantesca muestra de confianza» en el Ejecutivo de Berlín. «Esto es un encargo para que gobernemos», afirmó Nouripour, dando por sentado que la coalición de socialdemócratas y verdes en la norteña región alemana es prácticamente un hecho.

Motivos de júbilo tienen también los seguidores de la xenófoba y antieuropea formación Alternativa para Alemania, que obtuvo su mejor resultado hasta ahora en la Baja Sajonia. Su presidente a nivel nacional, Timo Chrupalla, afirmó que esa subida se debe a la insatisfacción popular por la labor del Ejecutivo de Scholz y que AfD es el único partido capaz de «acosar» al Gobierno federal. Alternativa para Alemania sigue siendo, sin embargo, un paria en la política alemana. Todas las restantes formaciones la mantienen completamente aislada al vetar toda alianza, pacto o colaboración con los ultranacionalistas a nivel nacional, regional o municipal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios