Un helicóptero sobrevuela la Marmolada, donde el domingo una avalancha se cobró la vida de al menos siete personas / efe

«Escuché un ruido, levanté la cabeza y vi que la montaña se nos estaba cayendo encima»

Quedan todavía cinco desaparecidos por la avalancha provocada el domingo debido al desprendimiento de un glaciar en los Alpes italianos, que deja siete muertos

DARÍO MENOR

Ya solo quedan cinco personas desaparecidas, todas de nacionalidad italiana, debido a la avalancha provocada el pasado domingo por el desprendimiento de una enorme masa de hielo del glaciar de la Marmolada, en los Alpes orientales italianos. El alud deja 7 muertos y 8 heridos, uno de los cuales recibió este martes el alta. Aunque inicialmente se temía que la cifra de desaparecidos fuera más alta, las autoridades consiguieron en las últimas horas localizar a varias personas que en un primer momento estaban erróneamente en la lista de montañeros de los que se había perdido la pista.

Entre los afortunados que han logrado sobrevivir a la avalancha está Riccardo Franchin, un ingeniero italiano de 27 años que estaba subiendo al glaciar de la Marmolada junto a otras tres personas que siguen desaparecidas. «Escuché un ruido y levanté la cabeza. Vi que la montaña se nos estaba cayendo encima e inicié a correr lo más rápido que pude. En poquísimo tiempo fui arrollado por la avalancha y perdí el conocimiento», contó Riccardo desde un hospital de Trento, donde está ingresado, a su padre, Mario Franchin, que transmitió luego su testimonio al 'Corriere della Sera'. El joven explicó que fue tan repentina la llegada de la mole de hielo, nieve y rocas que no le dio ni siquiera tiempo de sentir dolor antes de desmayarse.

Cuando despertó tras un tiempo de vacío que no sabe si duró algunos segundos o varios minutos, Riccardo comenzó a darse cuenta de lo que había pasado. Estaba confundido, pero consiguió ponerse de pie y mirar a su alrededor, sin encontrar ni rastro de sus compañeros. «No vi a nadie», le contó a su padre. Fue entonces cuando decidió dirigirse a un refugio, donde vio a otro montañero que le prestó los primeros auxilios. Además de arañazos en el rostro, los brazos y las piernas, tiene un trauma en el hígado que podrá superar sin que le queden secuelas.

Los médicos consideran que Riccardo se ha salvado de milagro y tampoco el padre consigue explicarse cómo su hijo sigue con vida. Pese a la alegría, asegura que los dos están muy preocupados por las otras tres personas que iban con él. Entre ellos está un amigo y vecino de Riccardo. «Sentimos mucha aprensión por todos los que estaban allí arriba», afirmó Mario, con la esperanza de que puedan encontrarse otros excursionistas tan afortunados como su hijo.

Aunque los socorristas consideran muy improbable que vaya a localizarse a más supervivientes, las operaciones de rescate no cesan y este martes los drones localizaron en la zona donde se produjo la avalancha algunas ropas y material de montaña. «Algunos ni siquiera pueden identificarse con una parte del cuerpo», reconoció Maurizio Dellantonio, presidente del Socorro Alpino, el organismo que está liderando las operaciones de búsqueda. «Lo importante es dar a los familiares certezas sobre lo que se ha encontrado», añadió, pidiendo tiempo para poder recuperar y estudiar los materiales hallados.

Pese al peligro de que se produzcan nuevos desprendimientos del glaciar, siguen acudiendo grupos de excursionistas que pretenden escalar la Marmolada. Tampoco faltan los curiosos que quieren ver con sus propios ojos y lo más cerca posible el lugar donde tuvo lugar la tragedia. Ante esta situación, el alcalde de Canazei, Giovanni Bernard, la localidad desde la que se están dirigiendo las operaciones de rescate y situada a los pies de la montaña, decidió cerrar los accesos a la Marmolada alegando motivos de seguridad.

«Sigue habiendo riesgo de que se desprenda el bloque de hielo que queda. Todas las actividades que hacemos tienen en cuenta este aspecto», confirmó Dellantonio, recordando que los expertos están «muy preocupados» por las fracturas existentes en la parte del glaciar que no se ha desprendido. «Tenemos el deber de garantizar la seguridad de todos», recordó el 'número uno' del Socorro Alpino.

También pidió máxima atención el presidente de la República, Sergio Mattarella, que consideró lo sucedido en la Marmolada «un elemento simbólico de lo que produce el cambio climático si no se gobierna». Por ello invitó a todos los países a tomarse en serio el desafío que supone el calentamiento global, en particular a aquellos que «no se comprometen» a afrontar el problema.

Temas

Alpes