Letta, este lunes durante la rueda de prensa en la que ha anunciado su dimisión al frente del PD. / Alberto PIZZOLI / AFP

La victoria de Meloni provoca la dimisión del líder de la izquierda italiana

Enrico Letta, candidato del Partido Democrático, anuncia su marcha tras obtener sólo el 19% de los votos

DARÍO MENOR

Ya hay una primera víctima política de las elecciones legislativas celebradas este domingo en Italia y ganadas por Giorgia Meloni, líder de la coalición conservadora que contará con la mayoría absoluta en el Parlamento. Se trata de Enrico Letta, candidato del Partido Democrático (PD), la principal formación del centroizquierda, que anunció este lunes que dejará las riendas de esta fuerza política en el congreso que tiene previsto celebrarse en las próximas semanas. Los progresistas han encajado una dura derrota en esta cita con las urnas, con el PD en el 19% de los votos. Llega al 26% sumándole el porcentaje de otras tres pequeñas formaciones con las que estaba aliada: es el mismo resultado logrado en solitario por Meloni, que cuenta además con el respaldo de los otros tres partidos del bloque de derechas para alcanzar el 43% de las papeletas.

«Los italianos han decidido de manera clara: Italia tendrá un Gobierno de derechas. Es un día triste para Italia y para Europa, nos esperan días duros», comentó este lunes Letta en su comparecencia para analizar los malos resultados de las elecciones. Su renuncia al liderazgo del PD confirma la sempiterna tendencia de la izquierda italiana de devorar a sus cabezas de lista. Desde que nació este partido en 2007, ya han pasado por su secretaría general Walter Veltroni, Dario Franceschini, Pierluigi Bersani, Guglielmo Epifani, Matteo Renzi, Maurizio Martina, Nicola Zingaretti y, desde marzo del año pasado, el citado Letta. Menos de dos años de media le han durado sus ocho líderes al PD, que ahora podría optar por confiar en una mujer para su enésima reconstrucción. La joven diputada Elly Schlein, muy comprometida con las políticas de género y medioambientales, es uno de los nombres a tener en cuenta. También cuenta con posibilidades Stefano Bonaccini, presidente regional de Emilia Romaña.

Pese al revés de la derrota, Letta recordó a los suyos que el PD será el segundo partido más numeroso del Parlamento en la nueva legislatura y prometió una oposición «dura e intransigente» al próximo Ejecutivo. «No permitiremos que Italia salga del corazón de los valores europeos ni de los de nuestra Constitución», dijo, subrayando que la única manera de plantar cara a los conservadores en las urnas es por medio de una alianza con los partidos que estarán en la oposición: el Movimiento 5 Estrellas, liderado por el exprimer ministro Giuseppe Conte, y el centrista Tercer Polo, que comanda Carlo Calenda. Con ambos trató Letta de forjar alianzas de cara a la cita con las urnas de este domingo, pero fracasó en ambos intentos. «Una convergencia es absolutamente necesaria y el hecho de que no seré yo quien gestione esta fase ayudará. Es necesario crear nuevas dinámicas», comentó.

También genera amargura en el centroizquierda el hecho de que quede fuera del Parlamento Emma Bonino, histórica dirigente del Partido Radical y cabeza de lista de la formación + Europa. Bonino fue superada por la candidata de derechas en la circunscripción uninominal de Roma en la que concurría.