El primer ministro italiano, Mario Draghi, junto al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, este lunes en Argel / efe

Draghi celebra en Argelia que este país se convierta en el primer proveedor de gas de Italia

En plena crisis política en su país, el jefe de Gobierno de Roma viaja a la nación norteafricana para garantizarse el suministro y superar la dependencia rusa

DARÍO MENOR Corresponsal. Roma

Aunque su Gobierno está en plena crisis política y puede estar viviendo sus últimos días en el poder, el primer ministro italiano, Mario Draghi, viajó este lunes a Argelia para estrechar lazos con el país norteafricano y garantizar el suministro de hidrocarburos que permita a Italia liberarse de la dependencia rusa. El objetivo empieza a lograrse cuando no han pasado aún cinco meses desde que comenzó la invasión a Ucrania ordenada por Moscú, que propició la aprobación de duras sanciones europeas a Rusia y puede desembocar en los próximos meses en el fin de las exportaciones de gas ruso hacia el Viejo Continente.

«En estos meses Argelia se ha convertido en el primer proveedor de gas de nuestro país. Hace unos días la sociedad argelina Sonatrach comunicó el próximo envío de 4.000 millones de metros cúbicos de gas hacia Italia en el ámbito del acuerdo firmado con Eni en abril», comentó Draghi en Argel, donde se reunió con el presidente del país norteafricano, Abdelmadjid Tebboune. Acompañado por varios ministros y representantes de empresas, el jefe de Gobierno italiano aprovechó su estancia para firmar diversos acuerdos de cooperación institucional y económica, en ámbitos como las energías renovables, la industria farmacéutica y las infraestructuras, además de la lucha contra la corrupción.

Con este viaje, que se ha mantenido pese a la gravedad de la crisis política que atraviesa su país, Draghi le devuelve la visita que Tebboune realizó a Roma a finales de mayo y consolida la relación entre Argelia e Italia, vital para que la nación europea pueda garantizar sus necesidades gasísticas sin tener que recurrir a Moscú. Las autoridades de Argel también están muy interesadas en tener una excelente sintonía con las de Roma, más aún en el actual momento de crisis por el que pasan las relaciones entre España y el país norteafricano tras el viraje del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental.

Los éxitos de la visita a Argelia contrastan con el sombrío ambiente que se encontró Draghi a su vuelta a Roma, en cuyo Parlamento comparecerá este miércoles para dar cuentas de la crisis política y someterse a una moción de confianza. Es lo que le pidió el presidente de la República, Sergio Mattarella, después de que el jefe del Ejecutivo presentara su dimisión el pasado jueves tras perder el apoyo de uno de los partidos de la coalición gubernamental, el Movimiento 5 Estrellas. La continuidad del Gobierno pasaría por la salida de esa fuerza política del Gabinete, aunque también hay muchas posibilidades de que la actual crisis desemboque en la convocatoria de elecciones anticipadas.