Hendrik Wüst, primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, voja junto a su esposa. / Reuters

Los conservadores alemanes triunfan con autoridad en Renania del Norte-Westfalia

El SPD obtiene el resultado más pobre de su historia en la tradicional región obrera

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Los conservadores alemanes han ganado este domingo en el Estado federado de Renania del Norte-Westfalia sus segundos comicios regionales consecutivos en una semana en Alemania con un resultado claro e indiscutible y una apreciable ventaja sobre los socialdemócratas (SPD) y Los Verdes. Los primeros resultados confirmaron los sondeos a pie de urna tras el cierre de los colegios electorales al indicar que la Unión Cristianodemócrata (CDU) obtendrá un 36%, dos puntos más que hace cinco años, mientras el SPD registra el peor resultado de su historia al caer por primera vez por debajo de la barrera del 30% de sufragios y obtener tan solo un 27% de votos en la región que durante décadas era considerada el corazón de la socialdemocracia alemana. Triunfadores claros de la jornada han sido Los Verdes, que casi triplican su porcentaje de votos frente a los comicios de 2017 al sumar un 18,5%.

Tras sufrir pérdidas apreciables el Partido Liberal (FDP) superó por poco el 5% necesario para obtener representación parlamentaria. En la cámara regional de Düsseldorf entrará sin embargo con seguridad la ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD), aunque mermada de fuerzas y con menos del 6% de votos. Las elecciones legislativas en Renania del Norte Westfalia son consideradas en este país una versión reducida de las generales por las características de ese estado, con unos 18 millones de habitantes el más poblado de Alemania. El resultado de los comicios es muy similar al de las últimas encuestaspolíticas a nivel nacional, en las que la oposición conservadora supera en intención de voto a los socialdemócratas del canciller federal, Olaf Scholz.

Ganador de los comicios es el actual primer ministro en la región renana, el cristianodemócrata Hendrik Wüst, en el cargo desde el pasado octubre, tras suceder en el mismo a Armin Laschet, el fracasado candidato conservador a las elecciones generales alemanas del pasado septiembre. Media hora después del cierre de los colegios electorales ya estaba cantando victoria. «Hemos recibido un claro encargo para formar gobierno», dijo Wüst antes sus seguidores, a los que explicó que el nuevo ejecutivo «asume el gran reto de conciliar la protección del clima con un paisaje industrializado».

El éxito electoral supone también un espaldarazo para el presidente de la CDU, el veterano Friedrich Merz, responsable de revitalizar la formación. El triunfo de Wüst supone sin embargo una amenaza para las ambiciones políticas de Merz. Al igual que Günther Daniel, el joven conservador que se impuso en las elecciones en el estado de Schleswig-Holstein la semana pasada, Wüst es uno de los barones regionales cuyos nombres se barajan ya para competir por el poder en Berlín dentro de algo más de tres años.

Política indecisas

Para Olaf Scholz y los socialdemócratas el resultado en Renania del Norte-Westfalia es un desastre, sumidos como se encuentran en un bache de popularidad por la indecisa política del canciller federal en el conflicto entre Ucrania y Rusia y sus reticencias a la hora de suministrar armas pesadas al país invadido. El SPD teme que las derrotas de este domingo y el pasado den lugar a una racha de tendencias negativas. El sueño de los socialdemócratas de repetir en Düsseldorf la coalición tripartita con verdes y liberales que gobierna en Berlín, difícilmente se verá cumplido, mientras los conservadores tienen ahora todas las posibilidades abiertas a la hora de negociar una coalición de gobierno con un socio que les conceda la mayoría parlamentaria.

Todos los partidos están abiertos a negociar sin excluir alternativa alguna a la hora de buscar alianzas. Únicamente los populista y ultraderechistas de AfD se encuentran marginados, tras ser rechazados y aislados por el resto de las formaciones. El propio Wüst subrayó tras ganar los comicios que dialogará con todas las fuerzas democráticas. Eso sí, no podrá repetir la coalición con la que gobernaba hasta ahora con apoyo de los liberales. Estos se han debilitado hasta el punto de que no pueden conceder a la CDU la necesaria mayoría parlamentaria. Lo más probable es una alianza de conservadores y ecologistas. Estos últimos son conscientes del poder con el que cuentan ahora. El futuro acuerdo de coalición «tendrá una fuerte firma en verde», dijo su candidata Nona Neubaur.