Macron nombra a Élisabeth Borne primera ministra de Francia.. / Reuters

Macron nombra primera ministra a Élisabeth Borne, hasta ahora titular de Trabajo

Será la primera inquilina de Matignon en 30 años y la segunda durante la V República

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Una mujer en Matignon, algo que no se veía en Francia desde hacía 30 años. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha nombrado a Élisabeth Borne, hasta ahora ministra de Trabajo, primera ministra, en sustitución de Jean Castex, y le ha encargado la formación de un nuevo Gobierno, según anunció este lunes el Palacio del Elíseo en un breve comunicado de prensa.

De los 24 primeros ministros de la V República sólo había habido hasta ahora una mujer que había ocupado ese puesto: Edith Cresson, nombrada en 1991 por el presidente socialista François Mitterrand. Cresson, que ha denunciado el machismo de la clase política de la época, solo duró once meses en el puesto.

Según prevé el artículo 8 de la Constitución francesa, el presidente de la República nombra al nuevo primer ministro. Y, a propuesta de éste, nombrará a los demás miembros del Gobierno en los próximos días.

Borne aparecía desde el principio en todas las quinielas que había hecho la prensa francesa sobre quién podría suceder a Castex en Matignon. Además de ella se había hablado en los últimos días de la directora de la Unesco, Audrey Azoulay; de Marisol Touraine, ex ministra de Sanidad de François Hollande; y de Catherine Vautrin, ex portavoz de Nicolas Sarkozy y presidenta de la comunidad urbana del Gran Reims.

Perfil social, ecologico y productivo

Pero finalmente Borne, de 61 años, ha sido la elegida, ya que tiene el perfil ideal que buscaba Macron: mujer con un perfil «social, ecológico y productivo», pero sin demasiadas ambiciones políticas para que no haga sombra al presidente.

En el plano personal, Borne, divorciada y madre de un hijo, es parisina de nacimiento. Hija de una farmacéutica normanda y un judío de origen ruso cuya familia se refugió en Francia en 1939. Su padre estuvo en la resistencia francesa y fue deportado en 1942. Murió en 1972, cuando ella tenía 11 años. Huérfana de padre, estudió gracias a becas.

Macron la conoce bien. Antes de llegar a Matignon, Borne, ingeniera de formación y alta funcionaria, ha sido ministra de Transportes (mayo 2017-julio 2019), de Transición Ecológica y Solidaridad (2019-2020) y desde julio de 2020 estaba al frente del ministerio de Trabajo.

Fue consejera técnica de Transportes del primer ministro socialista Lionel Jospin, directora de estrategia de la SCNF (la Renfe francesa), directora de urbanismo en el Ayuntamiento de París, directora de gabinete de Ségolene Royal cuando era ministra de Ecología y presidenta-directora general de la RATP (la empresa de transporte público de París), entre otros puestos.

«Soy una mujer de izquierdas. La justicia social y la igualdad de oportunidades son los combates de vida. Y es en Emmanuel Macron que encuentro su mejor defensor», dijo en febrero Borne, quien pidió a los votantes de izquierda que votaran por Macron en las elecciones presidenciales de Francia para evitar la llegada de la extrema derecha al poder en Francia.

El hecho de que venga de la izquierda, pero no asuste a la derecha, ha ayudado, sin duda, a su nombramiento, un mes antes de las elecciones legislativas de junio, en las que se renueva la Asamblea Nacional. Ella se presenta por primera vez a las elecciones legislativas de junio por la circunscripción de Vire-Evrecy.

Tiene fama de ser una mujer muy trabajadora, de saber escuchar, de conocer bien los dossiers y de ser capaz de hablar con los sindicatos. Estuvo al frente de la espinosa reforma de la SCNF.

Una de sus primeras tareas que tendrá en Matignon será lograr que el partido de Macron y sus aliados gane las legislativas de junio. También le espera la reforma de las pensiones, si finalmente Macron decide llevarla a cabo, después de que la aparcara en su primer mandato por la crisis sanitaria.