Anne Hidalgo, la candidata socialista, y la líder de los conservaoores, Valerie Pecresse.

Batacazo de los dos grandes partidos franceses

El Partido Socialista (PS) y Los Republicanos sufrieron un batacazo histórico en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, que hace temer que las dos formaciones puedan desaparecer del panorama político

BEATRIZ JUEZ París

Jornada negra para los dos grandes partidos que han marcado la Historia de Francia durante la Quinta República. El Partido Socialista (PS) y Los Republicanos sufrieron el domingo un batacazo histórico en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, que hace temer que las dos formaciones puedan desaparecer del panorama político francés.

«No es mi culpa si los dos grandes partidos del frente republicano se han hundido. No es mi responsabilidad. Yo he luchado, he convencido. No es mi culpa si los otros se hunden», se defendió este domingo el centrista Emmanuel Macron en una visita a Denain, norte de Francia. «Lo lamento porque siempre es mejor que haya fuerzas de oposición en el campo republicano», añadió el presidente saliente y candidato de La República en Marcha.

La candidata de la derecha moderada Valérie Pécresse, que alcanzó en los sondeos el 18% de intención de voto, consiguió solo el 4,78% de los votos. «Una decepción personal y colectiva» para la candidata y un duro golpe para el partido heredero de las formaciones de Jacques Chirac y Nicolas SarKozy. En 2017, el conservador François Fillon había obtenido el 20,1% de los votos, pero no logró clasificarse para la segunda vuelta.

Si el resultado en 2017 del socialista Benôit Hamon fue penoso (6,34%), el de Anne Hidalgo ha sido humillante. Con la alcaldesa de París, el Partido Socialista, que gobernó Francia con François Mitterrand y François Hollande, ha tocado fondo. La alcaldesa de París logró sólo el 1,75% de los votos en la primera vuelta.

La política franco española, que quedó décima, sacó menos votos que el ecologista Jannick Jadot, el comunista Fabien Roussel, el defensor del mundo rural Jean Lassalle y que el euroescéptico Nicolas Dupont-Aignan. Hidalgo sólo logró superar a los dos candidatos de la izquierda radical, los troskistas Philippe Poutou y Nathalie Arthaud.

Ni el Partido Socialista ni Los Republicanos consiguieron superar el listón del 5%, por lo que el Estado no les reembolsará buena parte de los gastos de campaña. Pécresse reconoció este domingo que situación financiera de su campaña es «crítica» como consecuencia de ello. Por ello, hizo un llamamiento nacional para conseguir donaciones para devolver los gastos de campaña.

«No hemos alcanzado el 5% de votos que nos permitiría obtener los 7 millones de euros de reembolso que esperábamos», explicó Pécresse, un día después de su humillante derrota en las urnas. La presidenta de Île-de-France (región parisina) explicó que está «personalmente endeudada por un importe de 5 millones de euros».

Hidalgo, en cambio, no necesita solicitar donaciones para financiar su campaña, ya que ésta ha sido principalmente financiada por las federaciones departamentales del Partido Socialista. A diferencia de la candidata de Los Republicanos, la política no tiene un préstamo que devolver, según la cadena de televisión TF1.

Tras esta sonada derrota en las urnas, muchos se preguntan en Francia si el Partido Socialista y Los Republicanos podrán sobrevivir a esta debacle electoral o si los dos partidos pasarán a formar parte de los libros de Historia.