Un grupo de migrantes intenta llegar a Europa Occidental a través de la ruta de los Balcanes, en una imagen de archivo. / EFE

La UE apuesta por blindar la ruta de los Balcanes para frenar el flujo migratorio

Bruselas plantea agilizar las devoluciones y reforzar la presencia de Frontex, después de que se haya triplicado el número de entradas

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal. Bruselas.

Con la crisis migratoria del Mediterráneo Central aún reciente, la Unión Europea (UE) centra ahora su mirada en los Balcanes Occidentales. Las entradas a través de esta ruta, una de las más peligrosas en el camino de entrada a Europa, se han triplicado en el último año. Y, a falta de un pacto migratorio europeo que no acaba de llegar, Bruselas planteó este lunes veinte medidas de urgencia -a modo de parche-, para hacer frente a la presión migratoria. La propuesta se basa en el refuerzo de las fronteras europeas -con el despliegue de personal de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) en la región- y una mayor cooperación para agilizar las devoluciones a los países de origen.

«La migración es un desafío común y debemos hacerle frente unidos, sin dejar solo a ningún Estados miembro, ni a los aliados de los Balcanes», apuntó este lunes el vicepresidente de la Promoción del Estilo de Vida Europeo, Margaritis Schinas. El Ejecutivo comunitario lleva tiempo trabajando sobre propuestas para la gestión migratoria y se ha convertido en una prioridad tras la crisis diplomática entre Francia e Italia por el desembarco de barcos humanitarios, con más de 200 rescatados a bordo, en sus puertos. Los Veintisiete discutirán estas medidas en el marco de la cumbre de los Balcanes Occidentales, que se celebra este martes en Tirana.

Los peligros en la ruta a través de esta región han ido en aumentado en los últimos años. Los migrantes corren el riesgo de ahogarse y de pisar alguna de las miles de minas terrestres que aún hoy hay en la zona. Además, la UE alerta del «aumento de la violencia por parte de las mafias y del uso de armas de fuego».

Ante esta situación, Bruselas apuesta por reforzar la gestión de las fronteras. El bloque ya ha concluido acuerdos con Albania, Montenegro, Serbia y Macedonia del Norte, que permitirán a Frontex desplegar efectivos en la región. También «es posible que se aumente al apoyo de Frontex a los Estados miembros en las fronteras exteriores de la UE», que soportan gran parte de esta presión migratoria, advierte.

La Comisión Europea plantea, del mismo modo, una mejora de las capacidades de asilo de sus socios de la región. El objetivo no sería otro que reforzar sus recursos para asegurar unas buenas condiciones de asistencia, sobre todo de cara al invierno.

Lucha contra las mafias

La lucha contra las mafias que trafican con migrantes constituye otro de los pilares del plan europeo. Para ello, la UE propone establecer un equipo de trabajo de la Europol, con la participación de todos los países balcánicos, para llevar a cabo acciones a lo largo de la ruta. Al mismo tiempo, anima a lograr acuerdos con los colegisladores para «sancionar a los operadores de transporte involucrados en el tráfico de migrantes».

La UE también quiere aliviar la presión migratoria de la región agilizando las deportaciones, a través de Frontex, de las personas que no puedan acogerse a los regímenes de protección y acogida europeos. Advierte, además a los países balcánicos de que «es crucial» que alineen su política de visados con la del bloque comunitario para el buen funcionamiento del régimen sin visados.

Algunas de las medidas propuestas este lunes para los Balcanes, ya se plantearon en el plan de acción comunitario para hacer frente a la crisis del Mediterráneo Central. En aquella ocasión, el comisario Schinas aseguró que el pacto migratorio es «el mejor instrumento» para hacer frente a futuros conflictos y animó a desbloquearlo. «No podemos seguir trabajando crisis a crisis, necesitamos una política de migración y asilo amplia. Es irónico que tengamos todo lo que necesitamos a nuestro alcance, pero no podamos alcanzarlo. Es como tener un paracaídas y elegir saltar del avión sin él», destacó.