El Gobierno británico extrema los argumentos para salvar su acuerdo de ‘brexit’

12/01/2019

El Gobierno conservador británico hizo este sábado otro intento desesperado por recabar apoyos a su acuerdo de brexit, al advertir que rechazarlo conllevaría un auge del extremismo de derechas en el Reino Unido.

El ministro de Transporte, Chris Grayling, avisó de que bloquear la salida de la Unión Europea (UE) mediante el rechazo de ese pacto, que se vota el próximo martes, hará que los ciudadanos que apoyaron el brexit en el referéndum de 2016 se alejen de los partidos convencionales para respaldar a fuerzas extremistas.

La diputada conservadora Anna Soubry, partidaria de un segundo plebiscito sobre la permanencia en la UE, calificó los comentarios de "irresponsable insensatez", mientras que el laborista David Lammy acusó a Grayling de hacer "política de cloacas".

"Es el intento desesperado de un ministro del Gobierno de usar a una pequeña minoría de ultraderechistas para tomar de rehén nuestra democracia", afirmó.

Presiones

Por el sistema electoral del Reino Unido, las formaciones minoritarias, como las de extrema derecha, carecen de representación parlamentaria, pero existen grupos e individuos de esa ideología que presionan a través de protestas y las redes sociales.

En los últimos días, la Policía ha aumentado la seguridad alrededor del Parlamento de Londres después de que un pequeño grupo de manifestantes de extrema derecha, algunos con chalecos amarillos como en Francia, intimidaran a políticos y periodistas.

De hecho, este sábado fue detenido James Goddard, presunto instigador del acoso y quien llamó a Soubry "nazi" por su opinión sobre el brexit.

En declaraciones a The Daily Mail, Grayling instó a los diputados a "pensar bien" cómo votarán el 15 de enero y apeló a sus colegas conservadores y a todos quienes desean la salida de la UE a apoyar el pacto consensuado con Bruselas por la primera ministra, Theresa May.

"Si no, nos arriesgamos a romper la tradición británica de una política inclusiva y moderada que se remonta a la Restauración de 1660" -tras la guerra civil y una breve república-, declaró.

"Los diputados han de recordar que el Reino Unido, su pueblo y sus tradiciones son la madre de todos los Parlamentos. Si ignoramos eso y la voluntad popular, lo hacemos a nuestro riesgo", manifiesta.

Riesgos

Grayling alertó de que no se debe "subestimar" el peligro de detener la salida de la UE, decidida por un 52 frente al 48% de los británicos en la consulta de 2016, pues ello llevaría a "un tono diferente en política", a "una nación más nacionalista y una sociedad menos tolerante".

"Se abrirá la puerta a las fuerzas políticas del populismo extremista que se ve en otros países de Europa", dijo.

El ministro consideró además "muy preocupante" la noticia de que el conocido ultraderechista Tommy Robinson podría convertirse en el futuro líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que durante décadas promovió la salida del bloque europeo.

En el norte de Inglaterra hoy tuvo lugar otro acto de campaña del grupo "Voto del pueblo", promovido por políticos de varios partidos, quienes insisten en que la única manera de salir del "impasse" en el proceso del brexit es con un nuevo referéndum popular.

Los laboristas preparan una moción de censura

Al mismo tiempo, el número dos del Partido Laborista, John McDonnell, encabezó una manifestación en Londres contra las medidas de austeridad del Gobierno conservador, y leyó un mensaje del líder, Jeremy Corbyn, pidiendo unas elecciones generales.

La primera fuerza de la oposición en la Cámara de los Comunes se plantea impulsar una moción de censura si el pacto del Gobierno es derrotado el próximo martes, lo que instigaría su dimisión y unos comicios.

Una encuesta de la firma demoscópica Survation difundida este sábado indica que un 55% frente al 31% de los votantes tories quiere que los diputados respalden el acuerdo de May, pero el electorado en su conjunto sigue estando en contra, en una proporción del 41 frente al 34%.