El acuerdo nuclear se tambalea, aunque Irán no parece haberlo incumplido

27/06/2019

El histórico acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre las grandes potencias e Irán se tambalea, aunque Teherán no ha superado este jueves, aparentemente, el límite de la reserva de 300 kilos de uranio enriquecido establecido en el pacto, como había previsto.

Ningún miembro del Gobierno iraní ni de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) ha confirmado hasta el momento que se haya superado el límite, lo que hubiera supuesto la violación del acuerdo que EE UU boicoteó en mayo del año pasado al retirarse unilateralmente.

Tampoco ha comunicado nada al respecto el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), que hasta ahora ha informado reiteradamente de que Irán no se ha salido de lo pactado con China, Rusia, Alemania, Reino Unido y Francia.

El acuerdo, denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés), estipula que Irán debe exportar sus excedentes de uranio y de agua pesada cuando estos sobrepasan los 300 kilos y las 130 toneladas, respectivamente, para impedir que pueda desarrollar la bomba atómica.

"Hoy empieza la cuenta atrás para que las reservas superen los 300 kilos de uranio enriquecido y, dentro de 10 días, el 27 de junio, pasaremos ese límite", había anunciado el portavoz de la AEAI, Behruz Kamalvandí, el pasado día 17.

Teherán acusa a los países europeos de falta de respuesta ante la decisión de Washington de boicotear el acuerdo y les ha dado de plazo hasta el próximo 7 de julio para aliviar las sanciones de EE UU, cuyo presidente, Donald Trump, se ha enzarzado en un feroz enfrentamiento en varios frentes con la República Islámica.

Acabar con las sanciones

"El acuerdo nuclear está realmente en peligro", aseguró este jueves en Viena el viceministro iraní de Exteriores y negociador nuclear, Abas Araqchí, para quien la única forma de rebajar la actual tensión en Oriente Medio es que EE UU elimine las sanciones económicas y diplomáticas impuestas a su país.

Irán se encuentra en una "guerra económica" con EE UU desde que Trump abandonó el acuerdo el 8 de mayo del año pasado, aseguró el viceministro iraní, que recordó que ese pacto es el único de carácter multilateral firmado en Oriente Medio.

"Nosotros hicimos esta negociación de buena fe durante dos años y medio y logramos un acuerdo equilibrado. Ahora, ese equilibrio se ha perdido con la imposición de sanciones por parte de Washington", aseguró Aragchi.

Compromisos

El negociador liderará la delegación iraní que este viernes se reunirá en Viena con las otras cinco potencias que quedan en el acuerdo con el objetivo de salvar el pacto.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, les recomendó este miércoles volver a los compromisos del acuerdo.

"Decimos a los europeos que su inacción respecto al acuerdo nuclear es incorrecta y (...) les digo que regresen a su compromiso y pacto", dijo en un discurso, antes de añadir: "Es conveniente para ustedes, para nosotros, para la región, la ley, las instituciones internacionales y el sistema de la no proliferación".

Por su parte, en una declaración conjunta emitida esta madrugada, los miembros europeos del Consejo de Seguridad de la ONU insistieron en la necesidad de que Irán cumpla con los objetivos nucleares del pacto y paralice sus ensayos con misiles.

"Lamentamos que EE UU, además de retirarse del plan el 8 de mayo de 2018, impusiera nuevas sanciones y decidiera no ampliar las exenciones respecto al comercio de petróleo con Irán", dijeron Polonia, Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania y Estonia.

Presión europea

Los seis representantes de los estados europeos también se dirigieron a Irán y le pidieron que se mantenga en el acuerdo.

"Estamos muy preocupados por los anuncios iraníes sobre sus compromisos nucleares. Urgimos con firmeza a Irán a continuar implementando sus compromisos del acuerdo nuclear por completo y que se abstenga de una escalada de la tensión", leyó la representante de Polonia, Joanna Wronecka.

La tensión entre Estados Unidos e Irán ha ido en aumento en las últimas semanas hasta el punto de que, tras el derribo iraní de un dron estadounidense en el golfo Pérsico, Trump aseguró que había frenado en el último momento un plan de ataque selectivo contra Irán que habría causado unos 150 muertos.