EEUU busca un tratado con Irán que ataje «permanentemente» el programa nuclear

21/05/2018

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró hoy que su Gobierno está dispuesto a levantar sus sanciones a Irán si alcanza un tratado con Teherán que acabe «permanentemente» con el enriquecimiento de uranio, su programa de misiles balístico y algunas de sus actividades en Oriente Medio.

En un discurso, el titular de Exteriores estadounidense subrayó que Estados Unidos no quiere renegociar el acuerdo nuclear firmado junto a Irán y otras cinco potencias en 2015, y prefiere llegar a un «tratado» con Teherán que sea ratificado por el Congreso de EE.UU. para garantizar su permanencia

«En primer lugar, Irán debe declarar completamente al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) las anteriores dimensiones militares de su programa nuclear, y abandonar ese trabajo permanentemente y de forma verificable, perpetuamente», dijo Pompeo.

«Segundo, Irán debe acabar con el enriquecimiento de uranio y no buscar nunca un reprocesamiento de plutonio. Esto incluye cerrar su reactor de agua pesada», agregó.

En tercer lugar, Irán debe «proporcionar al OIEA un acceso incondicional a todas las instalaciones (nucleares) en todo el país», y como cuarta condición, tiene que «acabar con su proliferación de misiles balísticos y acabar con todo lanzamiento o desarrollo de misiles con capacidad nuclear», subrayó.

«Quinto: Irán debe liberar a todos los ciudadanos estadounidenses, así como a ciudadanos de nuestros socios y aliados, detenidos bajo cargos falsos o desaparecidos en Irán», recalcó.

El régimen iraní también tendrá que «acabar con su apoyo a grupos terroristas en Oriente Medio, incluido el libanés Hizbulá y los palestinos Hamás y Yihad Islámica», además de «respetar la soberanía del Gobierno iraquí y permitir el desarme, desmovilización y reintegración de las milicias chiíes», aseguró.

En octavo lugar, Teherán debe «acabar con su apoyo militar a las milicias hutíes y trabajar hacia un arreglo político pacífico en Yemen», y como novena condición, «retirar de Siria todas las fuerzas bajo comando iraní».

La décima condición es el fin del apoyo iraní «a los talibanes y otros terroristas en Afganistán» y de su «refugio a líderes de Al Qaeda», y la undécima es detener «el apoyo a terroristas y militantes de fuerzas Quds», la unidad de elite y de operaciones internacionales de la Guardia Revolucionaria iraní, indicó Pompeo.

Por último, Irán «debe acabar con su comportamiento amenazante contra sus vecinos», incluidas «sus amenazas de destruir Israel y su disparo de misiles hacia Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos».

Si Irán acomete esos «grandes cambios», algo improbable, Estados Unidos levantaría las sanciones, restauraría las relaciones diplomáticas y ayudaría a Teherán a modernizar su economía.

Pompeo agregó que el Gobierno de Donald Trump «prefiere» que ese potencial acuerdo tome la forma de un «tratado» ratificado por el Congreso de EE.UU. para garantizar su permanencia, y cerró la puerta a una renegociación del acuerdo nuclear multilateral de 2015.

«Sé que nuestros aliados en Europa podrían intentar mantener activo el antiguo acuerdo nuclear con Teherán. Esa es su decisión. Ya saben cuál es nuestra posición», destacó Pompeo.