Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
Trump y su esposa Melania, ante los medios de comunicación.

Ver fotos

Trump y su esposa Melania, ante los medios de comunicación. EFE

Trump: «Volveremos pronto, de alguna forma»

Donald Trump abandonó Washington con salvas militares y llegó a Florida donde le esperaban algunos espontáneos cerca de su nueva casa

Miércoles, 20 de enero 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la gran fiesta de despedida de Donald Trump hubo 21 salvas de artillería que salieron de cuatro cañones, atril con el Air Force One de fondo y alfombra roja en la Base Andrews en Maryland. A las 8:15, antes de salir sonaba 'Don't stop believin' de Journey, curiosamente la misma canción que acompaña la última escena de 'The Sopranos', la serie de un mafioso de Nueva Jersey y su familia. La canción animaba a los escasos asistentes, sus últimos incondicionales. Destacaba esa parte familiar que ha gobernado con él. Ivanka con Jared Kushner, Eric, Donald Jr. y Tiffany. Las hijas lloraron. Cuando él se acercó a saludar, se podían leer en los labios de quienes le besaban: gracias, te amamos.

En su breve discurso de unos diez minutos, Trump no mencionó ni una sola vez a su rival por su nombre. Defendió sin demasiado ahínco su gestión de «cuatro años increíbles». «He trabajado duro», aseguró, y señaló a la pandemia como responsable de la caída de la economía. Su ego, sin embargo, estaba intacto y su insistencia en el fraude también. «He batido el récord de votación», mantuvo, sin decir que el candidato demócrata había subido el listón esa misma noche. También acudió a la provocación: «Volveremos pronto, de alguna forma».

Trump enumeró rápidamente sus logros, entre los que contaba la creación de una «fuerza espacial» y el nombramiento de una mayoría de jueces conservadores. No hizo autocrítica ni gesto alguno para enmendar el desaire al nuevo inquilino de la Casa Blanca. Estaría acercándose a Florida cuando otros expresidentes norteamericanos entraran a la ceremonia de investidura de Joe Biden.

Al lado del todavía presidente, Melania Trump se mantenía a su lado con un elegante traje negro e inmensas gafas negras a la hora de subir las escaleras del avión presidencial. Ambos lo hicieron lentamente, acompasados, para pararse a saludar por última vez antes de abandonar Washington. En un gesto galante, él le dio instrucciones para que entrara primero. Unos minutos después, subió la familia presidencial, que le acompañaría en esta escenificación. Hijos, hijas y yernos y nueras. Más tarde, Ivanka escribiría: «He tenido el honor de mi vida de servir a nuestra nación como asesora del presidente».

Vídeo. Trump abandona la Casa Blanca. Atlas

El vuelo duró casi tres horas y algunos medios locales aseguraron que Trump, en ese vuelo que iba poco a poco despojándole de poder, no visitó la cabina. Sin embargo, Melania cambió de 'look' de forma radical, como si la presurización aérea la hubiera liberado de una gran carga. Del negro absoluto pasó a un vestido colorido y largo, de rombos rojos y círculos naranja sobre blanco. Conservaba, no obstante, las grandes gafas de sol y los mismos zapatos, que no combinaban. Tras el fragor de las turbinas, quedaba otra advertencia de Trump, como un campeón de boxeo derrotado que se lame las heridas mientras alzan el brazo a su retador: «Estaré alerta».

Una hora antes del discurso de investidura de Biden, el avión presidencial aterrizaba en Florida. El ruido de su partida contrastó con el silencio que reinó desde su fiesta de despedida. Demoró el dejarse ver, mientras sus seguidores, apostados a lo largo de un bulevar cercano a su residencia, se mantenían a la espera con banderas y carteles algunas. La caravana presidencial, compuesta por al menos ocho grandes y negras camionetas, avanzó desde el aeropuerto por Southern Boulevar hasta su domicilio. En el quinto vehículo blindado negro, con una gran sonrisa y los cristales cerrados, Trump saludaba a sus seguidores con el puño cerrado. Seguía con su corbata roja. Hizo el trayecto lentamente. Ya no era presidente desde hacía 20 minutos. Todavía levantaba algunos gritos de una multitud que no alcanzaba a llenar las aceras.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios