Borrar
«Esto es una persecución política», clama el magnate

«Esto es una persecución política», clama el magnate

El ex presiente, rabioso, arremete contra «el ala radical de la izquierda demócrata»

Mercedes Gallego

Viernes, 31 de marzo 2023, 00:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los carteles que la campaña de Trump repartió el sábado en su mitin ya adelantaban cuál iba a ser su respuesta a la decisión del Gran Jurado. «Caza de Brujas», decían. En línea con ello, al conocerse anoche su imputación el primer comunicado del 45 presidente de Estados Unidos acusaba al «ala de la izquierda radical del Partido Demócrata» de haberse involucrado en una «caza de brujas» para destruir el movimiento de Make America Great Again (MAGA), el eslogan electoral que acuñó para «Hacer Grande a EEUU de Nuevo».

Trump necesita hacer de esto algo más grande que sí mismo. Según él, «los enemigos de los hombres y mujeres trabajadores de este país» han mentido, robado y engañado «en su obsesión por coger a Trump», dijo ayer en un comunicado. «Ahora están haciendo lo impensable, imputando a una persona completamente inocente en un acto flagrante de interferencia electoral. Nunca antes en la historia de nuestra nación se había hecho esto». Y en eso, tenía razón. La imputación de un expresidente no tiene precedentes, como tampoco lo tuvo la redada a la casa de un expresidente, que luego se extendió a la del actual presidente Joe Biden y el ex vicepresidente Mike Pence, en busca de documentos clasificados.

Su amigo y abogado Rudy Giuliani, que antes de alcalde fuese fiscal federal en Nueva York, le acusó por Twitter de «irresponsable» por lo que también considera una motivación política para acabar con Trump. «Es un día triste para Estados Unidos», escribió.

Por el contrario, su ex abogado Michael Cohen y principal testigo contra él en este caso, recordó en la cadena MSNBC que esto solo es el principio. «Nadie está por encima de la ley. Es importante hacerle pagar su cuentas». El que fuera su mano derecha y hombre de confianza durante más de una década, aseguró que Trump tiene que estar «petrificado».

El congresista demócrata Adam Schiff, que presidió su primer juicio de impeachment, admitió que esta imputación no tiene precedentes, «pero tampoco la conducta ilegal de Trump», dijo. «Una nación de leyes debe pedirle cuentas a los ricos y poderosos incluso cuando están en un alto cargo, o especialmente entonces. De otro modo no sería una democracia». Y en eso también coincidía con Trump, que dijo en Truth Social que «EEUU es ahora un país del Tercer Mundo, una nación en declive».

En su airada reacción acusó al fiscal de haber sido «elegido personalmente y financiado por George Soros» y «dedicarse a hacerle el trabajo sucio a Joe Biden, mientras ignora los asesinatos, robos y asaltos en los que debería concentrarse», escribió. «Estoy convencido de que esta caza de brujas le va a salir por la culata masivamente a Joe Biden. El pueblo estadounidense se da cuenta exactamente de lo que está haciendo el ala radical de los demócratas. Nuestro movimiento y nuestro partido fuerte y unido, derrotará Alvin Bragg y a Joe Biden antes de echar a todos y cada uno de esos demócratas corruptos», prometió.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios