REUTERS

El Pentágono presenta su nuevo bombardero furtivo

El B-21 Raider constituirá «la columna vertebral» de la futura fuerza aérea estadounidense

MIGUEL PÉREZ

Estados Unidos presentó este sábado «la columna vertebral» de su futura fuerza aérea: el bombardero B-21 Raider, diseñado con la máxima tecnología de la industria militar para eludir los sistemas de vigilancia, volar enormes distancias y disparar con una precisión «formidable» misiles convencionales o nucleares.

La presentación se realizó con todo el ceremonial que requiere un avión «sin igual en el mundo» y el primero que EE UU construye en treinta años: en la Base Edwards, ligada históricamente a las aeronaves experimentales del Ejército, y con tres bombarderos de generaciones anteriores sobrevolando el hangar. El Pentágono reveló que ya dispone media docena de B-12, pero está previsto alcanzar una flota de un centenar. Diversos medios destacaron que este nuevo modelo Raider llega en un momento significativo como elemento de disuasión de EE UU en el complejo tablero internacional generado por la invasión de Ucrania y las tensiones con Rusia y China.

En realidad, unos vienen y otros se van. Mientras el B-12 debuta, el Pentágono acaba de retirar de la USAF el Lockheed EC-130J Comando Solo III, un avión especializado en operaciones psicológicas y la emisión de mensajes de desánimo al enemigo en el campo de batalla.