Biden, este domingo, durante la celebración del día de los veteranos. / reuters

Biden reclamará a Putin que respete los derechos humanos

Afirma que uno de los objetivos de su cumbre con su homólogo ruso es dejarle claro que no se quedará con los brazos cruzados si los viola

J. MASON Washington

El presidente norteamericano, Joe Biden, se comprometió este domingo a recordar a su homólogo ruso, Vladímir Putin, en su próxima cumbre bilateral que Estados Unidos no permitirá que Rusia «viole» los derechos humanos. «Me reuniré con él en un par de semanas en Ginebra para dejarle claro que no, no nos quedaremos de brazos cruzados y dejaremos que abuse de esos derechos», manifestó en un discurso.

Biden, además, anunció que mantuvo una larga conversación telefónica en febrero con su homólogo chino, Xi Jinping. «También a él le dejé claro que no podemos hacer otra cosa que defender los derechos humanos en todo el mundo, porque eso es lo que somos», enfatizó. «Estados Unidos es único. Es una idea», insistió. «Para nosotros, el hecho de que todos los hombres y mujeres nacen iguales es un hecho».

El mandatario norteamericano se reunirá con su homólogo ruso el próximo 16 de junio en la ciudad suiza de Ginebra en un momento de gran tensión entre las dos potencias rivales. El inquilino de la Casa Blanca está demostrando una gran firmeza frente a Rusia, deseoso de marcar una ruptura con su predecesor Donald Trump, acusado de complacencia con el jefe del Kremlin.

«Asesino»

Aunque promete volver a castigar a Rusia «si sigue interfiriendo» con la democracia estadounidense y llegó a llamar «asesino» a Putin, Biden sostiene que no quiere «desencadenar un ciclo de escalada y conflicto» e insiste en su deseo de diálogo.

Desde que el líder demócrata asumió la presidencia, Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones contra Moscú por considerar que jugó un papel en el ciberataque masivo de SolarWinds y que influenció las elecciones presidenciales de 2020. Además, Washington ha criticado duramente a Moscú por el envenenamiento casi mortal y posterior encarcelamiento de uno de los últimos opositores de Putin, Alexei Navalni.

Las tensiones asimismo se manifiestan en Ucrania, donde Rusia ya controla franjas de territorio y recientemente concentró tropas en la frontera en una nueva demostración de fuerza. Otro foco de atención es Bielorrusia, dominada por Rusia, que causó un gran revuelo esta semana después de que las autoridades de Minsk obligaran a aterrizar a un avión comercial de Ryanair para detener a un opositor al presidente Alexander Lukashenko que iba a bordo.