Joe Biden, presidente de Estados Unidos. / Afp

Biden reclama Crimea para Ucrania

Estados Unidos «no reconoce ni reconocerá nunca la supuesta anexión de la península a Rusia», advirtió

MERCEDES GALLEGO Nueva York

Por tercera vez en menos de un mes Joe Biden ha dejado claro a Vladímir Putin que hay un nuevo sheriff en Washington, alguien que no bebe los vientos por él, como hiciera Donald Trump, y que llega con la camiseta de justiciero dispuesto a cobrarle las deudas acumuladas.

Después de decírselo personalmente con todas las letras durante una llamada de teléfono el pasado 26 de enero y dejárselo claro a los aliados la semana pasada durante la Conferencia de Múnich, el séptimo aniversario de la invasión de Crimea le dio este viernes una nueva oportunidad. El comunicado emitido por la Casa Blanca reafirma «una simple verdad: Crimea es de Ucrania».

Bajo su tutela, Estados Unidos «no reconoce ni reconocerá nunca la supuesta anexión de la península a Rusia», advirtió. Y es más, se compromete a «seguir trabajando para pasarle factura a Rusia por sus agresiones». Trump, por el contrario, dijo a los aliados europeos que Crimea es de Rusia «porque se habla ruso» y mostró su admiración hacia Putin por haber sido «más astuto que Obama».

Para Biden, Ucrania es personal. Como vicepresidente de Obama fue el encargado de las relaciones con Ucrania y de gestionar las ayudas del FMI con mil millones de dólares en préstamos garantizados a bajo interés para que el país implementase reformas democráticas. El propio presidente Volodymyr Zelensky, que nunca consiguió con Trump la audiencia que buscaba en el Despacho Oval, ha dicho que «Biden conoce Ucrania mejor que cualquier otro presidente estadounidense» y espera que con su presidencia se fortalezcan las relaciones, acabe la guerra en Donbas y la ocupación de su territorio.