Miembros de una familia transitan por una calle de Mariúpol entre edificios bombardeados y restos de artillería. / reuters

Sesenta días de invasión rusa de Ucrania

El origen de este conflicto se remonta a la primavera de 2014, cuando Rusia se anexionó la península de Crimea y propició la secesión de Donetsk y Lugansk

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ

Se cumplen ya 60 días desde el comienzo de las hostilidades a gran escala desatadas por Rusia contra Ucrania. El origen de este conflicto se remonta a la primavera de 2014, cuando Rusia se anexionó la península de Crimea y propició la secesión de Donetsk y Lugansk, acontecimiento que provocó ya entonces una guerra con casi 14.000 muertos.

Se esperaba que los acuerdos de Minsk, cuya segunda y definitiva versión fue rubricada en febrero de 2015, hubiera resuelto la cuestión territorial devolviendo a Kiev al menos el control del Donbass, ya que Rusia considera Crimea una cuestión «cerrada» y sin negociación posible.

Pero el choque entre Moscú y Kiev por sus distintas interpretaciones de lo acordado en Minsk impidió solucionar la disputa durante los últimos ocho años. Así que, el pasado 21 de febrero, Rusia reconoció como estados independientes a las autoproclamadas «repúblicas populares» de Donetsk y Lugansk en sus fronteras administrativas reales, no en las establecidas en Minsk dentro de la llamada «línea de contacto».

Supuso el enterramiento del único acuerdo de paz existente entre Kiev y los separatistas prorrusos. Tres días después, bajo el pretexto de que las tropas ucranianas estaban supuestamente causando un «genocidio» en Donbass, Rusia inició la invasión de Ucrania. Ahora, 60 días después, la balanza en el campo de batalla, pese a la superioridad rusa en efectivos y armamentos, no termina de inclinarse de un lado u otro. Lo que sí hay es mucha muerte, destrucción, un inmenso éxodo de refugiados y bajas en ambos bandos, especialmente en las filas rusas. Occidente ha desatado varias tandas de sanciones que amenazan con hundir la economía rusa.

24 de febrero de 2022

Comienza la guerra

El presidente Vladímir Putin anuncia de madrugada el comienzo de una «operación militar especial» para «proteger» a la población de Donbass, «desmilitarizar» y «desnazificar» Ucrania. Amenazó a Occidente con armas nucleares para tratar de evitar que se involucre en el conflicto. Esa misma madrugada, los medios informaron del comienzo de bombardeos aéreos contra Kiev, Járkov y Jersón mientras las fuerzas rebeldes de Donbass iniciaron una ofensiva para arrebatar terreno al Ejército de Kiev.

25 de febrero de 2022

Rusia intensifica su despliegue

Las tropas rusas combinaron sus incursiones aéreas con ataques de sus fuerzas terrestres, que entraron en Ucrania desde Bielorrusia, Crimea y las regiones rusas de Briansk, Kursk, Bélgorod, Voronezh y Rostov del Don. Tomaron la central nuclear de Chernóbil y el aeropuerto de Antónov en Hostómel, a las puertas de Kiev, comenzaron a cercar Sumy y Járkov, al noreste, y penetraron en la región de Jersón desde el sur. Este mismo día comenzó la ofensiva para tomar Mariúpol, a orillas del mar de Azov, y hubo ya algún avance en Donbass.

28 de febrero de 2022

Primer intento negociador

Las delegaciones rusa y ucraniana se reunieron por primera vez en Bielorrusia con la intención de alcanzar un acuerdo de paz, pero no se llegó a nada, ya que la intención manifiesta de Moscú era conseguir la capitulación de Ucrania. Tras cinco horas de conversaciones, lo único que se pactó fue continuar las negociaciones tres días después también en Bielorrusia. Fue cuando se decidió abrir «corredores humanitarios» para evacuar a la población civil de las zonas de conflicto, mecanismo que sigue sin funcionar de forma efectiva.

03 de marzo de 2022

La batalla de Kiev se recrudece

El rechazo de las autoridades ucranianas a la capitulación hace que el Kremlin decida incrementar los bombardeos y los esfuerzos para hacerse con Kiev, la capital del país. Pero las fuerzas rusas llegadas desde el lado noroeste son atacadas en su retaguardia, quedando así privadas de suministros. Tras la destrucción de varios puentes, sus tanques quedan atrapados a merced de los cohetes Javelin. Así es desarbolada toda una columna de blindados rusos. El cerco a Kiev no se logra cerrar, pero sí en Sumy, Járkov y especialmente en Mariúpol.

04 de marzo de 2022

Atacada la planta atómica más grande de Europa

La central nuclear de Zaporiyia fue alcanzada por misiles y disparos de tanques de las tropas rusas para acabar con un foco resistencia en su interior de militares ucranianos. Se produjo un incendio y uno de los reactores tuvo que ser desconectado. El suceso disparo todas las alarmas mundiales ante el temor a una fuga radiactiva y motivó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero no llegó a pasar nada grave. La planta sigue en poder de los rusos. Sin embargo, Chernóbil fue desalojada.

25 de marzo de 2022

Moscú anuncia que deja Kiev para centrarse en Donbass

Tras un mes de intentos infructuosos de asaltar Kiev y miles de bajas, el Ministerio de Defensa ruso anunció la finalización de la «primera fase» de la operación en Ucrania «cuyas principales tareas se han completado» al verse reducido «el potencial de combate» ucraniano. La cúpula militar rusa aseguró que, de esta forma, se centrarán los esfuerzos «en lograr la liberación de Donbass». Se declaró más adelante que las tropas rusas se replegarían del entorno de Kiev como «gesto de buena voluntad».

29 de marzo de 2022

Fracaso definitivo de las tentativas negociadoras

El último intento negociador llevado a cabo por Rusia y Ucrania para hallar una solución al conflicto tuvo lugar en Estambul a instancias de Turquía, país que no cesa de ofrecerse como mediador y como sede de un muy poco probable encuentro entre Putin y Zelenski. Pero fue un fracaso, ya que volvió a dejar fuera la espinosa cuestión territorial. Al día siguiente, para disipar las dudas, el jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, advirtió que Moscú nunca renunciará a Crimea y Donbass, dando así por sepultada toda posibilidad de acuerdo.

02 de abril de 2022

Se destapa la masacre de Bucha

Tras la retirada de las tropas rusas de la zona de Kiev, el Ejército ucraniano se encontró al llegar un espectáculo realmente espeluznante. En Hostómel, Irpín y, sobre todo, Bucha, las calles estaban plagadas de cadáveres de civiles. También en Borodianka. Había además gente muerta en las casas y muchos con las manos atadas y con signos evidentes de tortura. Otros cuerpos fueron encontrados en fosas comunes. Ucrania y otros países han presentado demandas ante la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra.

08 de abril de 2022

Matanza en la estación de ferrocarril de Kramatorsk

Cuando todavía no se habían calmado los ecos de lo sucedido en Bucha, un ataque con misiles causó otra carnicería de civiles en la estación de ferrocarril de Kramatorsk, en la parte de Donetsk bajo control ucraniano. Perdieron la vida 57 personas y 109 resultaron heridas. Eran en su mayoría mujeres, niños y ancianos que trataban de huir de la zona en ante el comienzo inminente de la ofensiva rusa en Donbass. El episodio se está documentando para ser catalogado posiblemente también como crimen de guerra.

14 de abril de 2022

Hundimiento del buque insignia ruso en el mar Negro

Aunque las fuerzas ucranianas ya lograron antes inutilizar el navío ruso «Sarátov» en el mismo muelle del puerto de Berdiansk, el hundimiento frente a las costas de Odessa del «Moskvá» (Moscú), el buque insignia de la Flota del Mar Negro rusa, ha supuesto un fuerte golpe de efecto muy desmoralizante para Moscú. Kiev sostiene que utilizó dos misiles Neptún de fabricación ucraniana mientras Rusia oculta todavía la verdadera magnitud de la catástrofe y sigue sin facilitar cifras fidedignas de lo sucedido con los marinos.

18 de abril de 2022

Comienza la ofensiva rusa en Donbass

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, avisa del comienzo de la ofensiva rusa para hacerse con el control de todo el Donbass. Al día siguiente lo corroboró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. En efecto, en los últimos días arrecian los bombardeos para preparar el terreno. Pero ha pasado ya casi una semana y, salvo en Mariúpol, los avances de las fuerzas terrestres rusas están siendo mínimos. En Kiev creen que sus adversarios están estudiando los puntos débiles de sus defensas para lanzar pronto un ataque a gran escala.

21 de abril de 2022

Cae Mariúpol pero queda el reducto de la acería Azovstal

El jueves aparecieron sorpresivamente ante las cámaras Putin y su ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, para dar cuenta del «éxito» obtenido por sus tropas en la toma de Mariúpol, el único atribuible hasta ahora, además de la ocupación casi total de la región de Jersón. Shoigu dijo que «en días» caería también Azovstal, pero el presidente le corrigió ordenándole parar el asalto a fin de evitar más bajas rusas. Eso sí, le conminó a mantener cercada la acería para que no salga de allí «ni una mosca», a menos que sus defensores depongan las armas.