La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / EFE

La UE avanza en las sanciones a Rusia

Los Veintisiete preparan con cautela una respuesta «masiva» a una posible agresión de Moscú que ponga en juego la seguridad europea

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal en Bruselas

Calma, paz y, sobre todo, diplomacia. Fue el mensaje principal que transmitió este lunes el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell al finalizar la cumbre europea que analizó la creciente tensión en Ucrania y en la que también participó el secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken. «Debemos evitar reacciones que den sentido de alarma incluso en el aspecto financiero», explicó Borrell. Si se agota la vía diplomática, la Unión Europea trabaja con cautela, pero sin pausa en una batería de sanciones, que a día de hoy sigue sin concretar, pero que «están muy avanzadas».

Europa, dijo Borrell, «sabe muy bien» en qué consiste la amenaza rusa -con un despliegue militar en la frontera con Ucrania que Bruselas cifra en unos 140.000 soldados- y prepara «una acción rápida y determinada a nivel internacional». Aseguró, además, que parte del efecto disuasorio por parte de Europa consiste en «mantener el secreto» sobre los posibles castigos a Moscú si socava la unidad territorial de Kiev. Eso sí, volvió a insistir en que la respuesta será «masiva».

La Unión Europea se prepara para lo peor, pero espera lo mejor. Mientras Washington prepara la respuesta a las demandas planteadas por Rusia que, entre otras cuestiones, exige tratados que garanticen la no expansión de la OTAN, en particular a Ucrania, así como la retirada de la Alianza Atlántica del este de Europa, algo que los occidentales consideran inaceptable.

Borrell volvió a insistir este lunes en que la comunicación y el alineamiento entre Europa y EE UU es «total». De hecho, a los recientes contactos entre los Veintisiete con la Casa Blanca, se sumó este lunes una nueva reunión virtual que mantuvo Joe Biden con los líderes de Italia, Francia, Alemania, Polonia y en la que también participaron los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo; y el presidente de la OTAN.

Llamada a la unidad

Según avanzó este lunes la CNN, una de las posibilidades que baraja EE UU consiste en enviar entre 1.000 y 5.000 militares para apoyar a los aliados en Ucrania y reforzar una posible evacuación de ciudadanos estadounidenses.

La «unidad» fue uno de los aspectos fundamentales de la cumbre europea en Bruselas y Borrell subrayó también la buena sintonía entre los ministros de Exteriores. A la entrada al Consejo, sin embargo, sus opiniones acerca del calado que deben tener los castigos impuestos a Rusia diferían bastante.

El ministro de Dinamarca, Jeppe Kofod, no descartó que Rusia siga aumentando la presión y haga efectiva su amenaza de invadir Ucrania y pidió «sanciones nunca vistas que vayan más allá de aquellas que se tomaron en 2014», cuando Rusia anexionó Crimea. El canciller de Lituania también aseguró que «es posible que se de un escenario cercano a la guerra».

EE UU baraja el envío de entre 1.000 y 5.000 militares a Ucrania, mientras la OTAN moviliza aviones y navíos

El diplomático luxemburgués, Jean Asselborn, en cambio, descartaba la posibilidad de una guerra inminente: «No imagino una intervención militar. Estamos en un escenario de evitar esa situación y es nuestra labor como diplomáticos», aseguró. Su homólogo español, José Manuel Albares, también defendió la diplomacia y destacó la gravedad de las acciones de Rusia, que ponen «en juego la seguridad europea».

1.200 millones en ayudas

A medida que la presión sobre Kiev aumenta, Europa redobla sus muestras de apoyo. No solo con palabras, sino con hechos. La Comisión Europea anunció este lunes un paquete de ayudas económicas de emergencia al país con valor de 1.200 millones de euros, que se articularán a través de préstamos y subvenciones. Desde la anexión de Crimea, «la UE ha provisto a Ucrania de 17.000 millones», aseguró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El apoyo al gobierno de Kiev fue otra de las máximas del Consejo Europeo y así lo comunicó el propio Borrell: «Nuestra principal fuerza reside en la unidad y en contar con instituciones gubernamentales robustas», aseguró.

En el aspecto defensivo, los países de la OTAN se afanaban este lunes por reforzar su presencia en el este de Europa con el envío de aviones y navíos a la frontera ucraniana para contrarrestar la acumulación de tropas rusas en la zona.