Varios hombres buscan víctimas bajo los escombros de una casa derruida por el terremoto que afectó a Pakistán. / AFP

Un terremoto causa una veintena de muertos en Pakistán

El seísmo de magnitud 5,9 sacude de madrugada el sur del país asiático y deja más de 200 heridos

N. AURRECOECHEA

El sur de Pakistán se estremeció la madrugada del jueves con un violento temblor de tierra de magnitud 5,9 que encontró a los afectados durmiendo y sin posibilidad de protegerse. Al menos 20 personas murieron y más de 200 resultaron heridas, la mayoría al desplomarse sobre ellas los techos y paredes de sus viviendas.

El terremoto, ocurrido a poca profundidad en la provincia de Balochistán, repercutió en al menos seis ciudades y otros poblados, pero el área más afectada fue la remota localidad montañosa de Harnai, donde se registraron todas las víctimas mortales. «Estamos recibiendo información de que 20 personas fallecieron por el seísmo», indicó el ministro provincial del Interior, Mir Zia ullah Langau, agregando que «cientos de casas de barro fueron dañadas».

Una mujer y seis niños figuran entre los muertos, según indicó a la AFP Suhail Anwar Hashmi, alto cargo del gobierno provincial. «Fue un terremoto fuerte. La sacudida fue muy potente», dijo Zaman Shah a periodistas de la agencia desde Harnai. «Mientras corríamos para salvar nuestras vidas, alguna gente cayó (...) Nuestras casas están dañadas y también se han perdido vidas», añadió.

La sacudida provocó también apagones que obligaron a los equipos de rescate a usar potentes linternas. También el personal sanitario tuvo que trabajar sin iluminación en el hospital público de Harnai. Uno de los empleados del centro, Zahoor Tarin, explicó que tuvieron que operar «sin electricidad, con ayuda de linternas y de las luces de los teléfonos móviles».

Voluntarios ayudaron en el traslado de los heridos. «La mayoría llegaron con extremidades fracturadas. Decenas de personas recibieron alta con solo primeros auxilios», agregó Zahoor Tarin, quien precisó que «al menos 40 fueron recibidas con heridas críticas». «Impusimos un estado de emergencia en el hospital y les estamos dando tratamiento médico».

Atrapados en la mina

El primer ministro Imran Khan ordenó la «asistencia inmediata de emergencia» a la región afectada. Helicópteros del Ejército se sumaron a la evacuación de los nueve heridos más graves desde zonas aisladas hasta Quetta, la ciudad más cercana. También se movilizaron cuadrillas para limpiar de escombros las carreteras que llevaban a Harnai. Además se envió un equipo de rescate a una mina de carbón donde unos 15 operarios quedaron atrapados bajo tierra. En Pakistán es habitual que los mineros trabajen de noche porque las temperaturas son más bajas.

Naseer Nasar, jefe de la autoridad provincial de Manejo de Desastres de Balochistán, advirtió que la cifra de víctimas podía subir, mientras algunas fuentes apuntaban que el número de heridos se acercaba a los 300.

El movimiento se sintió por toda la región de Balochistán, que linda con Afganistán e Irán, así como en la capital provincial Quetta, 170 kilómetros al oeste de Harnai. Pakistán está situado donde se encuentran las placas tectónicas índica y eurasiática, lo que lo hace susceptible a sufrir terremotos.

En octubre de 2015, un seísmo de magnitud 7,5 registrado en Pakistán y Afganistán dejó casi 400 muertos a lo largo de una zona montañosa. El país también fue sacudido por un terremoto de 7,6 en octubre de 2005, que dejó más de 73.000 muertos y unos 3,5 millones sin casa, especialmente en la zona de Cachemira controlada por Pakistán.

Seísmo en Japón sin víctimas

Un terremoto de magnitud 6,1 sacudió la región de Tokio este jueves por la noche, sin que exista riesgo de tsunami, informó la Agencia Meteorológica de Japón (JMA). El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) ha evaluado su magnitud en 5,9.

La sacudida, que se sintió en gran parte del este de Japón, hizo temblar a algunos edificios y activó las alarmas en los teléfonos de los habitantes para darles tiempo de ponerse a salvo.

El epicentro del terremoto, ocurrido a las 22:41 locales (15:41 en la península Ibérica), se situó a 80 kilómetros de profundidad en el departamento de Chiba (al este de la capital), señala la agencia. Por el momento no se tiene constancia de daños.

Se suspendió por precaución la circulación de trenes locales y de los de alta velocidad (Shinkansen). La prensa local no ha informado por ahora de daños importantes. También fueron realizados controles en las centrales nucleares, sin que se hayan señalado anomalías.