Un grupo de afganos intenta entrar en Paklistán. / AFP

«Esto no es Saigón», dice EE UU

El secretario de Estado Antony Blinken asegura que la salida de Kabul no se parece a la caótica marcha de Vietnam, aunque la desbandada empieza a ser general

M. PÉREZ

El secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, insistió este domingo en que la retirada estadounidense no es como la caótica salida que su Gobierno debió organizar en Vietnam en 1975. De este modo, uno de los principales asistentes del presidente Biden intentó alejar los fantasmas de Saigón, de la derrota americana en aquella guerra y de su precipitada salida, que le han perseguido al principal inquilino de la Casa Blanca durante toda la semana que han tardado los talibanes en conquistar Afganistán. Incluso los principales tabloides estadounidenses se han llenado de artículos estos días en esa misma dirección y preguntado el sentido de veinte años de invasión para acabar de nuevo con un emirato fundamentalista al mando del país asiático.

Mientras los insurgentes mantenían cercado Kabul,Blinken informó que la «misión número uno» de la Casa Blanca es la evacuación de sus funcionaros, residentes y de un amplio número de afganos que colaboraron con las tropas estadounidenses como traductores, conductores, guías o mecánicos. Aunque ayer pudo verse por el cielo de la capital el trasiego de helicópteros, el secretario de Estado dijo que era una marcha «ordenada y segura». Nada que ver, por tanto, como el caótico episodio de la Embajada de Hanói. «Esto no es Saigón», subrayó. No obstante, al igual que otros cargos políticos y mandos militares de EE UU, admitió que ni el Gobierno ni el Pentágono eran conscientes de que las fuerzas de seguridad afganas serían incapaces de defender su territorio de manera tan flagrante. «Ha sucedido más rápido de lo que anticipamos».

Otras naciones occidentales se han apresurado también a acelerar sus operaciones de rescate, adaptadas sobre la marcha a un escenario radicalmente diferente al original, ya que la mayoría d elos gobiernos consideraban que podrían sacar a su personal antes de que los talibanes fueran dueños de Kabul. Fuentes de varios de los antiguos países aliados manifestaron desconocer el grado de riesgo que puede suponer esta circunstancia, aunque señalaron que ahora solo cabe una dirección y es avanzar lo más rápido posibleo.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, manifestó anoche que la Alianza «estaba ayudando a mantener abierto el aeropuerto de Kabul para facilitar y coordinar las evacuaciones» después de consultar con los países miembros. Alemania, Francia y Países Bajos fueron algunas de las naciones que trasladaron al personal diplomático de sus respectivas sedes diplomáticas al aeropuerto.

«No vamos a arriesgarnos a que nuestra gente caiga en manos de los talibanes», manifestó a este respecto el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, al diario 'Bild'. Según las previsiones de su departamento, los empleados de su embajada empezaron anoche a salir enb avión de suelo afgano. «Estamos haciendo todo lo posible ahora para permitir que nuestros ciudadanos y nuestros exempleados locales abandonen el país en los próximos días», agregó.

Canadá, por su lado, cerró temporalmente su legación y sacó a sus funcionarios antes de la llegada de los insurgentes, mientras el embajador francés difundió un vídeo que él mismo se grabó abandonando la zona residencial donde se encuentran las sedes diplomáticas en helicóptero. Francia ha enviado tropas a Emiratos Árabes Unidos por si debieran intervenir en el desalojo.

Trump pide la dimisión de Biden

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido este domingo la «dimisión» del actual presidente, Joe Biden, ante la toma del poder de los talibán en Afganistán. «Es hora de que Joe Biden dimita en desgracia por lo que ha permitido que le ocurra a Afganistán, junto con el tremendo aumento de la covid-19, la catástrofe de la frontera, la destrucción de la independencia energética y nuestra economía paralizada», ha dicho en un comunicado recogido por la revista estadounidense 'Newsweek'.

Asimismo, ha vuelto a remarcar su teoría del fraude electoral en las últimas elecciones presidenciales que dieron la victoria a Biden. Para Trump, la dimisión «no debería ser un gran problema, porque para empezar no fue elegido legítimamente».

A estas críticas se ha sumado el líder republicano en la Cámara Alta de Estados Unidos, Mitch McConnell, que ha calificado de «vergonzoso» el papel de Estados Unidos en Afganistán. «La salida fallida de Afganistán de la Administración Biden, incluida la frenética evacuación de estadounidenses y afganos vulnerables de Kabul, es un vergonzoso fracaso del liderazgo estadounidense», ha dicho en un comunicado.